Bilbao la nueva casa

La selección femenina arribó al noreste ibérico, donde permanecerá hasta el lunes. Mañana se enfrenta a Venezuela y el domingo ante la selección de Euskadi. La palabra de Sthefany Thomas.

Última parada en suelo español. Serán 96 horas, dentro de las cuales habrá dos nuevos amistosos. Luego, a preparar los bolsos y arribar al destino final: Nantes.

Sobre el mediodía argentino, la delegación nacional arribó a Durango, ciudad limítrofe de Bilbao, la capital de la provincia de Vizcaya, haciendo base en el Gran Hotel Durango y esperando allí, por los juegos de mañana y el domingo, los cuales se desarrollarán en el Polideportivo Larrea (Larra Auzoa, s/n, 48340) de la localidad de Amorebieta; situada a 11 kilómetros al oeste de donde residen.

Este sábado, a partir de las 12:00 (hora de nuestro país), la celeste y blanca chocará ante su par venezolano, reeditando el duelo de cierre de fase de grupos en el último Sudamericano disputado en Barquisimeto.

Mientras que el domingo, el duelo ante la selección de Euskadi se producirá a partir de las 7:00 (hora argentina), bajándole la persiana a los choques de fogueo en España. El lunes, sobre la media tarde de nuestro país, el contingente criollo se estará ubicando en Nantes; exactamente una semana antes de comenzar el Repechaje Olímpico.

Sobre los amistosos vividos, y los dos que aún quedan en tierras vascas, la tiradora Sthefany Thomas se refirió:

“Creo que los amistosos fueron muy positivos y jugar contra potencias como Australia y España te hace crecer, para poder medirte y mejorar, más de cara al torneo que estamos por enfrentar”.

“Vamos con las mejores expectativas en los próximos amistosos y confío mucho en este equipo. Creo que nos ayudará a mejorar y pulir detalles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *