Cambia, todo cambia. El reglamento de básquetbol también.

Hablar de básquet con el Licenciado Alejandro Amiconi es un placer. Es que aplica tan bien la didáctica que no hay forma de no entender lo que explica. Daría para hacer todas las páginas del diario con las nuevas reglas que serán aplicables después del Campeonato Mundial, es decir para la Liga Nacional de Básquetbol y el Torneo Federal.
Lógicamente hay que adaptar la charla a lo que le interesa al lector. Es decir lo que va a ver de nuevo cuando vaya a la cancha en el contexto global del espectáculo. Después hay muchas reglas de menor valía para el espectador, pero sí ricas para quien deba estar al mando de la mesa de control.

Un solo tiro libre

Respecto a la modificación que sufrió la falta técnica, dijo: “La falta técnica siempre va a tener como penalidad un tiro libre y luego la reposición desde mitad de cancha frente a la mesa de control. Ya sea aplicada a un jugador, al entrenador o al personal de banco del equipo.
Una segunda falta técnica sancionado al mismo jugador, éste se debe retirar inmediatamente de la cancha. En la aplicabilidad de la planilla se debe anotar DJ que quiere decir que el basquetbolista está descalificado del juego y no puede permanecer en el recinto. Se va al vestuario o a su casa si lo prefiere. En este caso el árbitro no debe elaborar informe al tribunal de penas y el imputado puede jugar normalmente el próximo partido. Lógicamente si no comete ningún desmán mientras se esté retirando de la cancha que en ese caso sería automáticamente descalificado.
En cuanto a la falta antideportiva sigue igual. Dos lanzamientos y reposición del mediocampo.
Lo que sí, no se va a poder cancelar la falta técnica con la antideportiva porque tienen diferentes penalidades. Primero se ejecutará una y luego la otra de acuerdo al orden en que se fueron sucediendo”.

Reloj de lanzamiento

No se llamará más dispositivo de 24 segundos, sino reloj de lanzamiento. Sobre este tema comentó: “No va a indicar solamente los 24 segundos para el tiro a la canasta sino que también deberá marcar los 14 segundos.
Lo que no varía es lo que conocemos. Si un equipo está en ataque y recibe una falta personal sin lanzamientos, si tenemos 15” sigue así y si no vuelve a 14”.
La novedad está exclusivamente cuando hay acto de lanzamiento dentro de la cancha. Si la pelota pega en el aro y la recobra un jugador del mismo equipo que tiró, vuelve a 14”. Siempre 14”. Si me quedan 5” vuelve a 14”.  Pero si me quedaban 18”, también se pone en 14” y pierdo los 4” restantes.
Si hay un lanzamiento al cesto y toma la pelota un defensor pero se le escapa por el fondo. Acá repone el contrario con 24”. Imaginando que saca rápido y lanza un jugador que está solo de tres, marra y vuelve a tomar la pelota. Acá le quedan 14”, es decir perdió el resto del tiempo.
Luego del último tiro libre es exactamente lo mismo. Pega en el aro, toma el rebote el equipo en ataque y tiene 14”.
Puede que un equipo tenga la pelota en defensa restando 21”. En este caso no se puede apagar el reloj de 24” porque puede ser que tire al aro rápidamente, tome el rebote y deba seguir con 14”. Esto va a costar instrumentarlo como todas las cosas nuevas, pero después se va a aceitar como siempre pasó a lo largo de la historia”.

Perder un tiempo muerto

Básicamente esto es para los entrenadores. Amiconi expresó: “Son dos tiempos muertos en la primera mitad como siempre.
Hay también tres tiempos muertos en la segunda mitad, con la salvedad que si no los utilizó hasta el final y entramos en los últimos dos minutos pierde uno. Se le debe suprimir uno por no utilizarlo y le quedan solamente dos disponibles. La regla dice que ningún entrenador puede pedir más de dos tiempos muertos en los últimos dos minutos del partido. El espíritu es no detener seis veces el juego en los dos minutos finales. El mismo apuntador cuando advierte que el cronómetro pasó a 1´59” automáticamente debe suprimir un tiempo muerto computado al entrenador que tenga los tres disponibles.

Lic. Alejandro Amiconi

Fuente: Diariodemocracia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.