Estrella de Berisso y Lanus a la final #SuperLigaFemenina

Las “cebras” jugaron a gran nivel, y superaron al actual monarca, Unión Florida, por 66-51. Andrea Boquete y Anisleidy Galindo fueron sus pilares.

El primer cuarto fue todo a pedir de Estrella. No sólo tomó las riendas del juego con actitud para defender su cilindro, sino que tuvo inteligencia para dañar el ajeno. Galindo leyó los espacios, aprovechó los aclarados y lastimó con su tiro de media distancia, para contabilizar 7 puntos en ese periodo inicial.

Florida cambió marcas y esquemas, pero no logró frenar a cero el vendaval que tuvo enfrente. Recién con el recambio, y evidenciándose en el segundo capítulo, las de Gregorio Martínez lograron imponer ciertos aspectos que encendieron su ilusión.

El ingreso de Cabañez para cerrar el segmento fue la frutilla del postre para el mejor equipo de la fase regular. Un par de buenas defensas le permitieron resolver sin oposición, y echar por tierra los construido por su adversario, llevándose siete de distancia al segundo cuarto (13-6).

Otra vez pegaron primero las “cebras”, hilvanando un 4-0 que las puso 17-8 arriba en los primeros dos minutos. Fue el tocar fondo para el CUF, que aferrándose a su tándem foráneo (7 Ochoa y 5 Ortega )y redoblando esfuerzos comenzó de a poco a resurgir.

Ese más corazón que básquet le dio el dividendo de no ver a su rival cada vez más alejada en el marcador, aunque no fue lo suficientemente bueno como para ver un descuento notorio. En una diferencia de seis/ocho puntos navegó el trámite, el cual no mostró síntomas de cambiar de dueño.

Con el dueto Cabañez-Galindo (8 y 9 respectivamente) siendo punta de lanza, las chicas de Berisso llegaron al promedio con siete puntos de luz: 28-21.

Como un calco de los anteriores arranques, las “cebras” castigaron y se fueron a diez (31-21) en las primeras acciones. El juego fue ganando en calidad, y ambos esgrimieron muy buen juego técnico/táctico, descollando Boquete en la faceta de pasadora, y Galindo, leyendo lo que cada situación le pedía.

El actual monarca de la competencia no se quedó atrás. Volvió a sus fuentes y poniéndose firme en su primera línea defensiva, halló en el dueto Benvenuto-Rojas la sangre necesaria para ponerle el cuerpo a la situación y aprovechar los contra golpes.

En ese lapso final, donde los espectadores se dieron una panzada de buen juego, Estrella de Berisso se volvió a escapar a diez (43-33, 3min), y en dos minutos, bajo una racha de 5-0, Unión Florida mostró que aún tenía con qué dar batalla y acortó a cinco (43-38), no logrando aferrarse a ese guarismo y encontrándose de cara a los diez minutos finales, abajo por ocho, 46-38.

Si bien en líneas generales esa pintura tuvo su correlato en el acto final, el esfuerzo defensivo del CUF se vio reflejado en el tiempo que tuvo Berisso para resolver su ataque. Si bien la fluidez de pase continuó siendo un atractivo, este ocurría muy lejos del canasto, por lo que el reloj de posesión comenzó a apremiarlas al momento de definir esas acciones.

Allí, una vez más, apareció la figura de Galindo para resolver con prestancia y técnica; mientras que en el otro costado, el empuje de Rojas y Benvenuto parecía comenzar a contagiar a sus compañeras.

Con Unión Florida en alza, llegaron al promedio separados por solo seis (50-44), pero la mano de Celeste Cabañez derrumbó esa esperanza. La perimetral asistió, ocupó espacios y ajustició de larga distancia, para devolverle tranquilidad a Leo Castro, y colocar a las suyas 12 arriba (59-47), con tres minutos por delante.

Plantada en zona 2-3, Estrella obligó a su adversario a jugarse el todo o nada con tiros de larga distancia, los cuales no registraron aciertos. Sellando el rebote, el elenco provincial tuvo la lucidez para correr y estirar aún más la diferencia, situándose a 14 (61-47), con 1:45 para concluir el match.

Gregorio Martínez solicitó su último tiempo muerto, y sus dirigidas salieron a quemar las naves sin tener suerte. Las de Castro no se marearon y cerraron el cotejo a su favor por 66-51. Mañana, en final de debutantes, irán por el cetro ante Lanús. Para Florida quedará la luchar por el tercer peldaño, a partir de las 16:30, ante Obras.

Síntesis

Estrella de Berisso (66): Ailen García 0, Cecilia Coz 0, Andrea Boquete 19, Ornella Santana 11 y Anisleidy Galindo 18 (inicial); Antonella González 1, Florencia Birge 0, Celeste Cabañez 13, Guillermina Coz 4 y Eliana Celi 1. DT: Leonardo Castro.

Unión Florida (51): Rocío Rojas 11, Emilia Giustiniani 0, Daniela Benvenuto 6, Fransy Ochoa 9 y Diana Cabrera 2 (inicial); Celia Fiorotto 2, Carla Miculka 1, Munay Martínez 0, Anilegna Colas 15, Naomi Larriestra 1 y Florencia Martínez 4. DT: Gregorio Martínez.

Parciales: 13-6 / 28-21 / 46-38.
Árbitros: Domínguez – Peruchini – Gómez.
Estadio: Antonio Rotili.

 Lanús el primer semifinalista

El cotejo inició con un granate más decidido a imponer su juego. Con la idea fija de colocar el balón cerca del canasto, sus internas tuvieron un rol preponderante, pese a lo cual no lograron sacar una distancia notoria.

Del otro lado, Obras vivió y creció en base a lo que su rival le entregó. Primero con los rebotes, luego con las transiciones y finalmente, dentro del mar de errores que surcaron el parquet, terminó de equiparar el match.

Ambos entrenadores buscaron en la rotación algún tipo de cambio que les permitiera hacer pie, pero eso no ocurrió y el capítulo inicial se extinguió en un 11 iguales con gusto a poco. La esperanza estaba puesta en el segundo capítulo, pero el mismo corrió con igual suerte.

Salvo algunos destellos de Boulet (pese a la pegajosa marca), y las buenas intenciones de Burani en ambos costados, el “granate” no entregó mucho más, enrarecido por una anarquía de juego extraña si se lo compara con la fase regular.

El “tachero” en tanto, sólo estuvo más efectivo, y con eso le alcanzó para llegar a sacar ocho de ventaja al ingresar a la recta final del primer tiempo (25-17). Por más falencias ajenas que aciertos propios, el elenco orientado por Laura Cors logró recortar la brecha y llegó al descanso largo apenas a tres de distancia: 22-25.

Poco, pero el trámite mutó al iniciar la segunda mitad. Ambos elencos buscaron ser más pensantes, y con ello, el match se ordenó, y si bien los errores continuaron, no se registraron en igual magnitud que los cuartos pasados.

Obras parecía tenerlo controlado, pero Lanús fue encontrando paulatinamente su tiro de media y larga distancia, con lo cual, y a través de una ráfaga de buenas decisiones, se catapultó al frente (36-34) con apenas 1:50 por jugarse.

Siendo más pasiente y pensante, lanus enceutnra el camino, destraba el cotejo y pasa a ganar 36-34 a falta de 1:50. El “tachero” acusó el golpe, y sin poder levantar la guardia se encontró iniciando el capítulo final abajo por cinco, 41-36.

Si el nerviosismo fue moneda corriente en los anteriores cuartos, este no sería la excepción. Si bien fueron más medidas en sus movimientos, las faltas comenzaron a jugar su propio cotejo, perdiendo el cuadro de Ignacio Narvaja, de forma temprana, a Bárbara Landro, y quedando varias más en capilla.

No se dieron tregua, y en uno de los mejores pasajes que tuvo el derby, Lanús consiguió ingresar a los últimos tres minutos con una diferencia de cinco puntos (53-48), bajo la figura de una Agustina Burani que cada vez se hizo más grande en la pintura, y resistió la férrea defensa.

Si bien Obras no aprovechó sus visitas a la línea, Lanús retornó a su viejo romance de enredar ofensivas, y debido a esto, alargó la esperanza de su adversario. A falta de un minuto, la diferencia “granate” era de apenas dos, 53-51.

Las anfitrionas recurrieron al abc del básquet, buscando con eso la llave del triunfo. El balón le llegó a Boulet, la cual resolvió con oficio; pero del otro lado, la defensa se durmió y sin oposición Reggiardo encontró una bandeja que dejó nuevamente la brecha en dos.

Fue entonces que Lanús quiso recurrir a la misma fórmula, pero esta no le dio resultado. Boulet lanzó apresurada, y en la lucha por el rebote Reggiardo recibió falta, enviándola a la línea. Con apenas 19 segundos por delante, la perimetral anotó uno de dos, y con la diferencia mínima (55-54), llegó el pedido de tiempo muerto.

El granate consiguió poner el balón en campo, llegando de forma táctica la falta de Marquez sobre Nadia Flores. La base acertó solo el primero de sus libres (56-54), perdiéndose el balón por el fondo al malograr el segundo, y quedándole 15.8 para atacar al “aurinegro”.

Luego del tiempo muerto, Obras repuso, le dio el balón a Romero y esta, en su afán por ir hacia el canasto, cometió la violación de pasos; cambiando de manos la americana con sólo 5.5 para que todo acabe.

La escena se repitió. Lanús repuso y rápidamente llegó la falta, con 4.3 para el final. Natacha Pérez malogró su primer intento, pero acertó el segundo; obligando a Obras a resolver sobre la marcha. Una vez más el balón fue a manos de Romero, la cual con rapidez cruzó mitad de cancha, pero en vez de lanzar, busco el pase a Reggiardo, y con este, el tiempo se extinguió.

El segundo de la fase regular, festejó a lo grande esta victoria, que le significa el pasaje a la final. A Obras le quedará como premio consuelo, ir por el último escalón del podio mañana.

Síntesis

Lanús (57): Nadia Flores 4, Dairis Tornell 5, Natacha Pérez 7, Florencia Llorente 12 y Agostina Burani 8 (inicial); Agustina Jourdheuil 6, Estefanía Galvan 0, Magalí Armesto 0, Yaima Boulet 13, Ana Paz 2 y Natalia Subat 0. DT: Laura Cors.

Obras (54): Arlenis Romero 8, Ivaney Marquez 7, Julieta Ale 6, Belén Echeverría 9 y Sofía Aispurúa 6 (inicial); Paula Reggiardo 9, Emilia García León 0, Julieta Espósito 0, Nadia Frete 4, Bárbara Landro 2 y Yosimar Corrales 3. DT: Ignacio Narvaja.

Parciales: 11-11 / 22-25 / 41-36.
Árbitros: Pietromónaco – Larrosa – Costales.
Estadio: Antonio Rotili.

Foto: Servicio Fotográfico CABB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *