El Bataraz marcha en onda verde por Entre Ríos

Estudiantes volvió a ganar en esa provincia, esta vez 87-75 ante Rocamora y sumó su segunda alegría en fila. El Rojo debutó en este 2022.

Rocamora 75 – Estudiantes 87

En su primer juego del año por la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, este martes, Tomás de Rocamora perdió en casa 87-75 frente a Estudiantes de Olavarría, en un encuentro donde tuvo muy pocas luces y muchos problemas defensivos. El interno Cristian Scaramuzzino fue la figura de la noche con 20 puntos, 10 rebotes y 3 asistencias; el escolta Manuel Gómez, en tanto, fue el mejor del Rojo con 21 puntos y 5 tableros.

No fue el regreso esperado para el Rojo, porque cayó dejando muchas cosas en el debe; sobre todo la parte defensiva donde mostró demasiadas desatenciones que no se habían visto. Estudiantes, que metió 2/2 en tierras entrerrianas con una rotación corta, fue un justo ganador y lo hizo desde principio a fin. Rocamora nunca pudo estar al frente en el tablero.

Ya el primer cuarto fue complicado para el equipo de Cali Pérez porque si bien tuvo un inicio parejo esos problemas defensivos lo llevaron a quedar 10 puntos abajo y el coach tuvo que pedir minuto (11-21). Buena tarea de Johu Castillo en los primeros tramos para el Bataraz, aunque después se tuvo que sentar por llegar a las dos faltas. Rocamora tuvo a Verbauwede como su elemento más incisivo, pero después su tarea fue decayendo en sintonía con el equipo. El primer parcial quedó 33-19.

En el inicio del segundo capítulo, un doble de Aristu le dio a la visita la mayor diferencia de la noche hasta ahí (16 puntos). Después por fin apareció Rocamora, con algo de Juan Martín Bello pero sobre todo con la puntería del siempre rendidor Gómez. Primero el Rojo metió un parcial 9-0 que obligó a Cristian Colli a pedir minuto y enseguida se estiró a un 12-0 para dejar el tablero más caliente que nunca (39-36). Sin embargo, Estudiantes contestó con un parcial 11-0, liderado por Cabrera y Scaramuzzino, y volvió a meterse en el partido en el bolsillo. Se marchó al descanso largo 50-41 arriba.

Los nueve puntos de diferencia no eran para nada irremontables, pero regresaron a jugar y Rocamora se volvió a equivocar mucho. Con el manejo de Cabrera y el goleo de Scaramuzzino el Bataraz se puso 46-60 y Carlos Pérez debió parar las acciones. Otra vez con ofensivas muy forzadas y dependiendo mucho de Gómez en primer lugar y luego de Bello; ambos con sus tiros perimetrales. Estudiantes se acomodó en la cancha, manejó el partido y estiró la diferencia de cara al último cuarto (71-55).

Si la mano venía adversa para el Rojo mucho más se puso cuando el recientemente incorporado Ignacio Galardo debió salir lesionado tras una fea caída y muestras de dolor en un tobillo (79-62). Hasta ahí el interno aportó 6 puntos y 4 rebotes. Restaban todavía 6:30 minutos pero estaba claro que el ganador ya estaba puesto. Para el Rojo quedó para destacar el ingreso del juvenil Valentino Occhi y el triple que anotó. Y nada más. Estudiantes controló todo y se terminó llevando un triunfo que nunca corrió riesgos. Todo el quinteto inicial terminó en doble dígito pero Scaramuzzino y Cabrera se llevaron los principales elogios.

Informe: Prensa Rocamora.

Fotos: Carlos Lozano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *