El extranjero, ese eterno dilema

El Torneo Nacional de Ascenso suele ser plataforma de despegue también para los extranjeros pero no fallar en la contratación es todo un desafío. Los entrenadores de la categoría eligieron a los destacados del inicio de temporada y describieron qué se busca hoy de acuerdo a las opciones que brinda el reglamento.

Por David Ferrara

Desde varios años antes de que la Liga Nacional comenzara a forjar una revolución en el básquet argentino, ya los equipos criollos se reforzaban con jugadores extranjeros, en su inmensa mayoría estadounidenses que llegaban para aportar su capacidad, talento y color. Algunos surgidos desde los prestigiosos equipos universitarios y otros desde lo profundo de los playgrounds en barrios difíciles de recorrer. Son innumerables las anécdotas sobre estos jugadores que arribaban al país, algunos a la altura de sus antecedentes, otros lejos de ellos y unos pocos que siquiera eran quienes decían ser. Centímetros de menos, imágenes que engañaban, estadísticas poco fiables, todo estaba a la orden del día, así como la picardía argenta que solía tener a enviados de los clubes para “robarle” el jugador a un rival apenas bajaba del avión. Para bien o para mal, las leyendas tienen mucho de realidad y forman parte del imaginario popular que se conserva de esos albores de la Liga. Eso y su costo, variable, que hacía que pudieran desaparecer de un día para otro y terminar jugando en la otra punta del planeta.

Aunque parezca inverosímil, aún hoy, en los tiempos de las redes sociales, de la globalización mediática, de las estadísticas online y los partidos en vivo desde un celular, aún hoy, es muy difícil garantizar que la elección de un jugador extranjero sea la adecuada, y los entrenadores se martirizan día a día para minimizar el margen de error y hallar al foráneo que se adapte a sus planes, a su plantel y a sus necesidades.

Y en una segunda categoría la economía pasa a ser factor y las opciones reducen el mercado. Sin embargo, el deporte regala variables, sorpresas y año tras año el Torneo Nacional de Ascenso brinda apellidos nuevos que irrumpen con actuaciones consagratorias o refrenda otros ya consolidados.

¿Quiénes son hoy los jugadores extranjeros que se destacan, que cumplen con los que cualquier entrenador desea? Y en estos tiempos en los que se puede escoger fichar ninguno, uno o dos ¿Qué apuesta es la que vale?

Nadie mejor que los entrenadores del TNA para responderla, los que semana a semana compiten, buscan como potenciar lo suyo y neutralizar lo ajeno.

En la informal encuesta rápidamente se hacen notar dos nombres por sobre el resto, Scott Cutley y Kenneth Jones, conocedores de la categoría y por ende poseedores de esa cualidad de jugador “garantizado” que tanto destacan los técnicos.

Todos aman a Kenny

Jerónimo Trezza (Hindú) analiza a su extranjero: “Kenny me gusta no sólo por sus condiciones técnicas y de juego, sino también por su calidad humana, compromiso y predisposición. Nuestra idea a la hora de elegir fue buscar un jugador que pudiera ser cuatro o cinco y determinante ya que usamos sólo una ficha de foráneo”. Trezza también agrega a la lista a Gastón Essengue, a Tirrell Brown y a Nate Carter, en una zona Norte “con muchos extranjeros de buen nivel, que supera al del año pasado”.

“En el Norte Jones y en el Sur Cutley. Si me tengo que quedar con uno es Jones”, afirma Agustín Pujol (Las Parejas) y lo refrenda: “Más allá de sus estadísticas, cumple un rol para el equipo y jerarquiza a sus compañeros”.

Lucas Zurita (Oberá) coincide es destacar a Jones y explica algo que es moneda corriente: “Al jugar con un solo extranjero buscamos que pueda aportar puntos y presencia en el poste bajo. Arkeem Joseph se adaptó muy bien y confiamos en que nos pueda dar más”.

El fan club de Kenneth Jones tiene también a Gastón Castro (Villa San Martín) en sus filas, quien reconoce que no tuvo la “chance de optar por dos extranjeros, pero que por lo que se ve los equipos buscan uno más caro y otro más barato y si es posible que se complementen como internos”.

A su turno, Leandro Hiriart (Viedma), escoge a Jones y afirma que sí se modifica la forma de elección en esta temporada: “Al tener la posibilidad de contratar dos se presentan múltiples opciones y diferentes estrategias. En nuestro caso tenemos dos pero cuando cuento con uno solo busco a alguien que conozca el país y que tenga el concepto de equipo incorporado”.

No coincide del todo Daniel Beltramo (Unión), quien sí elige de la zona Norte a Jones pero cree que “no cambió la forma de elegir a los extranjeros”. “Es más, también sigue el mismo grado de incertidumbre, porque te mandan videos de los mejores partidos y hay que pegarle, es una lotería”, explica el cordobés, que en este caso no busca un goleador: “No es central que tenga 20 puntos de promedio. Sí que me dé presencia en la pintura y rebotes”

Jones acumula 15,2 puntos por juego, con 6,6 rebotes, 1,4 asistencias, 1,1 recuperos, 2, perdidas y 16,4 de valoración. Los números no lo ponen en el Top de las estadísticas, pero está claro que el intangible cuenta.

Así lo entiende también Ricardo De Cecco (Salta), quien eligió a Jones en sus preferencias, pero también le dio otra mirada muy interesante a la razón de por qué jugar con dos foráneos: “Dos extranjeros en una plaza como Salta pueden ayudar a atraer público y a favorecer el proyecto que se está arraigando. Y también está el aspecto económico, porque como los podés cortar y no pagarle todo el contrato te permite empezar de una manera y después ver cómo sigue”.

Alejandro Lotterio (Barrio Parque) juega sin extranjero por una cuestión puramente presupuestaria. “No creo que sea una desventaja, es una cuestión de condiciones de armado del equipo, ya que todo pasa por la calidad de nacional o extranjero que tengas”, analiza el entrenador, quien, sí, obviamente se queda con Jones.

“En el Norte creo que el mejor fue Jones”, reconoce Gabriel Albornoz (Mitre) pero  destaca: “La sorpresa fue el nuestro, Tirrell Brown. Busqué complementar la pareja interior para que uno sea cinco definido y el otro pueda jugar de espalda”.

Por antecedentes, Gustavo Lucato (Tiro Federal) menciona también a Jones, aunque reconoce estar en una situación difícil como para poder elegir: “En nuestra zona hubo muy pocos extranjeros en los equipos y nosotros hace tres temporadas que no usamos extranjero. De hacerlo, buscaría un interno sin duda”.

Las fichas al gran Scott

Para comenzar la “venta” de Scott Cutley (si es que hace falta), nada mejor que la palabra de su entrenador, Guillermo Bogliacino. “Sin dudas el mejor es Scott, no sólo por sus números excelentes sino por la otra parte, la que no se ve, y en la que también es el mejor, defensa, liderazgo, compromiso, lo tiene todo y lo demuestra hace años”, describe el entrenador de Atenas, quien reconoce que ya “no se busca un todoterreno que haga de todo sino que se puede repartir en dos las necesidades”.

Cristian Santander (ex Rocamora, ahora en Huracán) está en la misma sintonía a la hora de resaltar a Cutley y aunque reconoce que la elección del abanico de extranjeros “depende del plantel de nacionales que se pueda armar y de los objetivos del equipo”, destaca que “es muy positivo poder jugar con dos extranjeros ya que elevó el nivel”.

“Se sigue repitiendo que se elijan mayoría de jugadores internos y atléticos y los que buscaron tener dos intentan que se complementen. Es nuestro caso con Medina y Space, jóvenes y talentosos, con los que seguimos el proyecto del club, que es acoplarlos y potenciar a los jugadores de la cantera”, explica Juan Varas (Rocamora) quien pone a Cutley por encima de todos por “historia y presente en el TNA”.

Desde La Plata, César Adriani (Gimnasia) coincide en que las fichas deben jugarse “a un interno” y su preferido es Cutley, mismo nombre que menciona primero en la lista Facundo Sucatzky (Ciclista). “Cuando se puede usar dos extranjeros lo ideal sería tener un tres y un cinco, pero en el caso de tener uno solo hay que ir por un polifuncional como es Cutley”, añade.

Cutley lleva 17,6 puntos de promedio, 10,6 rebotes, 3,9 asistencias, 1,6 recuperos, 3,4 pérdidas y 24,6 de valoración. Notables cifras.

Otro que le da crédito al oriundo de California es Gustavo Lobo Fernández (Estudiantes de Olavarría). “Todavía no los enfrentamos a todos, pero de los que pude ver me parece muy bueno lo de Cutley”, detalla.

Danza de nombres

Tulo Rivero (Comunicaciones) prefiere no hacer nombres para no ser injusto con los que no vio pero confirma que a la hora de elegir extranjero busca “alguien confiable, que conozca el torneo, a los rivales y que sea uno más dentro del plantel”.

En la misma línea de pensamiento se maneja Leandro Ramella (Villa Ángela), quien asegura además que no modificó “la forma de elegir extranjero en esta temporada y que depende mucho del presupuesto”.

Leonardo Costa (Temperley) tampoco cree estar en condiciones de opinar a estar altura de la temporada pero apunta que en el momento de buscar su extranjero apunta a alguien que se adapte a “la filosofía de juego, priorizando que defienda, que corra la cancha, que pueda jugar de modo colectivo, que le guste pasar, bloquear y esté al servicio del equipo, sin necesidad de que sea un anotador puro”.

Daniel Jaule (Petrolero), en tanto, menciona a Terry Martin a pesar de su corte en Viedma y cree que “en el TNA sigue dando resultado el trabajo en conjunto de una dupla de rol”, y admite que a veces la forma de elegirlos depende de “la billetera”. “Nosotros tenemos el caso de un jugador que se pagó el pasaje para que lo veamos. Como estuve nueve años en el exterior, me llaman muchos para probarse”, describe.

También Franco Maceratesi (Olimpo) nombra a Martin junto a Dwayne Smith: “Fueron los más regulares de la zona Sur, pero hay varios en buen rendimiento y sería injusto quedarme con uno. De mi parte no cambió la forma de elegirlos, pero sí se puede complementarlos”.

Julián Pagura (San Isidro) se queda con Carter, de la Villa Basket, y lo explica: “Le da mucho gol a su equipo, le da dinámica en ofensiva y tiene protagonismo cuando se lo necesita. No tiene siempre la pelota pero cuando el conjunto lo requiere tiene poder de anotación”.

Y describe con absoluta claridad qué se busca y por qué: “El puesto del extranjero es el tipo de jugador que no hay en la liga, que es un cinco, que pueda jugar de espalda, que creo que es el déficit que tiene nuestro básquet. A mi entender contar con dos extranjeros empeoró el nivel de los que vienen. A veces se traen dos para no usar una ficha nacional. Creo que es mejor uno que le dé un salto de calidad al equipo”.

A su turno, Damián Gamarra (La Unión) se quedó con “Jeffrey Fahnbulleh de Ciclista y con Christian Nwogbo de Platense porque son determinantes”, mientras que René Richard (Parque Sur) destaca a un integrante de su equipo, Joseph Stroud: “Es muy joven pero muy completo. Está aprendiendo y tiene potencial para crecer día a día”.

Javier Montenegro tiene todos nacionales en el plantel de Independiente de Santiago del Estero: “Decidimos no usar extranjero porque creemos que los nacionales nos darán lo que el equipo necesita y de optar en jugar con uno buscaría alguien que se adapte a los jugadores locales, que son la prioridad, y que lógicamente brinde lo que no se pueda conseguir entre los nacionales. De lo que fuimos viendo el más regular en los diferentes rubros me pareció Clarence Matthews, de Salta”.

Opiniones, criterios, opciones, el sueño del extranjero que es garantía de rendimiento y que a la vez se adapte al presupuesto. En el TNA cada cual atiende su juego pero sigue generando apariciones importantes año a año.

*c fue productor periodístico de las transmisiones televisivas del Torneo Nacional de Ascenso durante diez años. Periodista del diario El Ciudadano de Rosario. Docente en Tea Rosario y en Ieserh Rosario. En Twitter @davidferrara35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.