El Lobo no perdona en La Plata #TNA

Nuevamente, Gimnasia cosechó un triunfo como local y pudo salir del fondo de la Conferencia Sur. Con un efectivo cuarto final, fue triunfo por 93 a 77 ante Deportivo Viedma, sacando provecho de la mano de Maximiliano Segón (32 puntos, 7 rebotes) y un gran labor en el poste de Eduardo Vasirani (21 tantos, 16 tableros).

Los esquemas ofensivos de ambos equipos apuntaban solo a un lugar en el arranque: la zona pintada. Eduardo Vasirani hegemonizaba los ataques de Gimnasia (8 tantos en el comienzo, además de 4 rebotes), pero en Deportivo aparecía la respuesta de un inspirado Scott Cutley -autor de 11 unidades- para no perder el hilo del marcador. La paridad se mantuvo hasta el cierre, cuando el local encontró varios bombazos de la muñeca de Maximiliano Segón (3/4 en triples, dos en el minuto final) mientras que el conjunto de Viedma padecía la falta de eficacia desde los 6,75 (0/7 en el pasaje). Con un parcial 8-0, los dirigidos por César Adriani se quedaron con el primer capítulo por 23 a 15.

Deportivo apostó por repartir responsabilidades en ofensiva para el segundo cuarto y obtuvo buenos resultados. Con el activo ingreso de Lucas Palacio, que se anotó en todos los rubros, más las conversiones de Javier Ledesma (11 tantos en el cuarto) modificó el liderazgo en el marcador. El Lobo padeció estos diez minutos: su porcentaje de acierto bajó notablemente desde todos los ángulos y la defensa rival no le permitió aceitar su ataque. De esta manera, la visita se quedó con la primera mitad por 36-43.

Después del descanso largo, Gimnasia encontró la manera de vulnerar sistemáticamente la pintura oponente. Entre Vasirani y Villa le hicieron un lío a los dirigidos por Leandro Hiriart, que encontraban respiros en el oficio de Scott Cutley y la mano de Iván Knecht. Pero Maximiliano Segón se hizo notar en ofensiva y, con sus puntos más los tantos que provenían de la línea de libres (8/10 en el pasaje para el local), el Tripero se pudo quedar con el tercer período por la mínima (67-66).

La diferencia de actitud de los dos quintetos fue la clave para determinar el resultado final. Gimnasia salió con todo, repartiendo las anotaciones e hiriendo una y otra vez la llave visitante, que no podía detener a los referentes albiazules cuando tenían el balón. Por otro lado, el conjunto de Viedma tuvo un cierre para el olvido de cara al aro (3/16 en tiros de campo) y no supo contrarrestar todos los aciertos que encontraba César Adriani cerca del canasto. Los minutos terminaron de respaldar el trabajo del Lobo, que se quedó con la victoria por 93 a 77 y pudo salir del fondo de la tabla de la Conferencia Sur.

Fuente: Fernando Brovelli – Especial para Pick and Roll.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *