“Estuvimos a la altura de la situación” Agustín Cáffaro

Uno de los dos subcampeones mundiales que tuvo esta nueva Selección hizo un balance de lo que fue esta ventana FIBA. Habló de lo deportivo, de lo médico y hasta del homenaje a Diego.

“Se cumplieron los objetivos, estuvimos a la altura de la situación”. Agustín Cáffaro tiene 25 años pero su experiencia mundialista (subcampeón en China 2019) y recorrido en el básquet le permiten ser uno de los jugadores de mayor experiencia de esta joven Selección (24 años de promedio), producto de la Liga Nacional, que cerró de forma invicta esta ventana FIBA (victorias ante Chile y Colombia) para mantenerse en la punta de la zona cuando quedan dos partidos para finalizar la clasificación para la Americup 2022. El oriundo de Piamonte (Santa Fe) puso en la balanza todo lo que dejaron estos dos juegos. Se refirió a la juventud e inexperiencia del equipo, los lineamientos del entrenador debutante, Gabriel Piccato, cómo vivieron la concentración dentro de la burbuja de FIBA y hasta al homenaje a Diego Maradona. Además, le puso paños fríos a su sueño de participar en los próximos Juegos Olímpicos. “Hoy estoy en San Lorenzo, y sé que para tener una chance de ir a pelear un lugar a una preselección para los Juegos tengo que hacer un buen trabajo en el club”, señaló.

– Considerando el contexto pandémico y el nuevo equipo que se formó, con cinco debutantes más el entrenador, ¿qué expectativas tenías previo al torneo? Más allá de las victorias, ¿se cumplieron los objetivos?
-La realidad es que necesitábamos ganar estos dos partidos y pudimos vencer las adversidades que se nos presentaron. Tuvimos algunos altibajos que son lógicos por la situación que nombraste. No llegamos a tener una semana de trabajo, con horarios reducidos por la pandemia, más los protocolos y demás. Hubo cinco jugadores que se sumaron al proceso y tuvieron su primera experiencia dentro de la Selección. No deja de ser importante el hecho de haber logrado las dos victorias. Este es un torneo clasificatorio, y por más que entren tres de los cuatro del grupo, era fundamental ganar estos dos juegos para despegarnos un poco en la tabla y llegar un poco más tranquilos a la ventana de febrero. El balance termina siendo muy positivo.

-¿De qué manera creés que te enriquece participar de estos torneos internacionales con la Selección para tu crecimiento individual, y el de cada jugador que estuvo presente en esta ventana?
-Las experiencias con la Selección te suman desde un montón de lugares. En lo personal siento que me ayuda mucho en lo que es la cabeza, lo madurativo. El hecho de ponerme esta camiseta me hace sentir que estoy representando a un montón de gente, a todo un país. Para mí es un orgullo, al mismo tiempo que lo tomo como una responsabilidad. Desde lo basquetbolístico significa encontrarme con algo nuevo. En la Liga, por más que cambie de formato, haya nuevos equipos o jugadores, sabés más o menos a qué te vas a enfrentar. En estas instancias, con la Selección, te medís con equipos con los que nunca jugaste. Por ejemplo, en esta ventana nos encontramos con un Chile que nos bajó las posesiones y defendió muy fuerte. Al otro día jugamos con Colombia, que es más espontáneo y juega más a correr la cancha. Por esas cosas, jugar con la Selección es una de las experiencias más enriquecedoras que me han pasado.

-Siendo vos uno de los mundialistas que logró el subcampeonato, ¿sentís que este equipo local que se formó trabaja con la misma bajada de línea que el que se estableció en China, el año pasado? ¿Qué lineamientos se repiten y en qué otros hacen hincapié Piccato?
-Sí, el proceso y los lineamientos son los mismos. Más allá de que Gabi (Piccato) tiene su impronta como entrenador, como Silvio (Santander) y todo el cuerpo técnico tienen la suya, se siguió con la misma línea de trabajo que se traía con Oveja (Hernández). Eso es súper importante para seguir trabajando a largo plazo. Esta ventana no fue la excepción y a pesar de que hubo momentos en que las cosas no nos salieron, creo que se debió más a la falta de trabajo o el nerviosismo que puede aparecer por momentos. Nunca nos salimos del plan de juego, y eso nos llevó a lograr el objetivo.

– Si bien todavía falta mucho, ¿te ilusiona la posibilidad de estar en los Juegos Olímpicos?
-Me pasa un poco lo mismo que cuando me preguntaban por la chance de ir al Mundial. Mentiría si dijera que no me gustaría ir a los Juegos Olímpicos, es el sueño de cualquier atleta. Es algo que puede darse a mediano plazo (si es que se juega en siete u ocho meses), y estoy seguro que el tiempo se pasará volando. Hoy estoy en San Lorenzo, y sé que para tener una chance de ir a pelear un lugar a una preselección tengo que hacer un buen trabajo en el club. Por ende, trato de no enfocarme demasiado en eso e ir día a día.

– ¿Cómo fue la experiencia de estar más de una semana en formato burbuja, siguiendo protocolos y cuidándose constantemente?
-Ya venimos con un par de meses de concientización. Sabemos que pasa más por la responsabilidad individual de cada uno que por los demás. La experiencia de la burbuja de la Liga Nacional, por más que no funcionó como se esperaba, o no se hicieron las cosas del todo bien, fue una experiencia y sirve como tal. Pudimos tomar cosas de eso, pensar qué se había hecho mal y había que corregir. Sirvió muchísimo el hecho de que la CABB nos tomara cuatro días antes de la concentración principal para poder hisoparnos y aprender más. Eso hizo que el contagio no fuera masivo, luego que se descubriera que dos compañeros eras positivos. Eso fue un paso importante. Después, como ya dije, pasa más por un tema individual. Sabíamos que no teníamos que usar el ascensor al mismo tiempo que otra delegación y que no podíamos salir del hotel más que para jugar o entrenar, y lo hacíamos todos juntos como delegación. Por más que pueda ser un poco tedioso, es cuestión de respetar los protocolos y tomar los recaudos necesarios. Es la mejor manera que tenemos para seguir con nuestra actividad en este contexto.

– ¿Sentiste algo especial en el homenaje que le hicieron a Maradona?
-Desde chico fui una persona que le gustaron mucho los deportes, tanto practicarlos como seguirlos. Como argentino, uno de esos deportes es el fútbol. Quizás yo tuve de ídolos a otros jugadores y otros deportistas, por no haber sido contemporáneo de él, pero soy capaz de ponerme en el lugar del que lo vio jugar y vivió el Mundial 86. El hecho de estar en una cancha, homenajeando a Maradona con una camiseta de la Selección, entendiendo todo lo que logró dentro de una cancha, toca una fibra sensible dentro de mí. Fue un homenaje muy lindo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *