Gregorio Martínez: “nos testeamos seis veces en un mes”

El head coach argentino relata con precisión cómo fueron los recaudos durante casi 40 días sin casos positivos y posa la mirada en un control antidoping -domingo 6- y en el viaje a Puerto Rico -lunes 7-.

“Estamos con mucha tristeza e impotencia. Por todo el esfuerzo que hicimos durante casi 40 días y la ilusión que teníamos al llegar a Puerto Rico para competir de igual a igual”. Gregorio Martínez no esquiva el tema. Prefiere dar la cara y explicar cómo se sienten en el barco que capitanea. “Tanto remarla y te pasa esto… Acá venimos a jugar y ahora nos tenemos que centrar más en la salud de la jugadoras, que es lo realmente importante hoy. Luego, el resto, se verá…”, agrega luego de ser nuevamente hisopado, como el resto de la delegación argentina. Hoy, después de las cuatro jugadoras que dieron positivo y el nuevo contacto estrecho (Julieta Alé), el head coach dispone sólo de siete jugadoras, el mínimo para disputar un partido, y por eso espera los resultados de los nuevos testeos para definir si mañana Argentina podrá seguir en el torneo, ante Estados Unidos, con la ilusión de que, el miércoles, se pueda recuperar el partido suspendido ante Venezuela.

Por lo pronto, lejos de querer buscar culpables, Martínez mira para adentro y va para atrás, una y otra vez. “Prefiero hacerme responsable y ver si nos equivocamos en algo. Le seguimos buscando la vuelta al tema y no sabemos qué pasó. Realmente tomamos todas las precauciones posibles. Con el departamento médico y el cuarto técnico ya hicimos el camino, mentalmente, como 15 veces y es difícil encontrar algo o alguien contagiado que haya estado con nosotros”, relata. Y, entonces, a pedido, relata cómo fue todo. “Nosotros nos fuimos a Sunchales con un testeo negativo de todos los miembros de la delegación, estuvimos 14 días y volvimos el 17. Ahí le dimos tres días libres a tod@s y cuando nos reencontramos, el 20, todos nos hisopamos nuevamente y dimos negativos. El 24 hicimos un test serológico y volvimos a dar negativos. Repetimos el 27, mismos resultados. Lo mismo el 1 y 5 de junio, también ambos por exigencia de FIBA. El último fue a dos días del viaje y, en total, fueron cinco en un mes… Nos fuimos todos negativos y, cuando llegamos a Puerto Rico, teníamos dos positivos. Así fue…”, explica.

La mirada de la averiguación interna que se hace en la CAB se posa en dos eventos, un control antidoping sorpresa solicitado por FIBA y realizado por una empresa IDTM el domingo 6, y el viaje hacia la isla, del lunes 7. “El viaje implica un riesgo, está claro. Y luego está ese control antidoping oficial, que ahora estamos averiguando si alguna de las dos personas que vinieron a realizarlo dieron positivo en los días siguientes. No hay muchas más opciones porque encima a las jugadoras que les tocaron el control son las que dieron positivas: Burani, Boquete y Llorente. Meli (Gretter) es la otra y fue la que acompañó a Burani porque le costó realizar el test y estuvo varias horas con eso”, comentó. A tal punto llegaron los cuidados que, en los dos amistosos que hizo Argentina con el equipo de Obras que juega el Federal, todos habían dado positivos un mes atrás y luego fueron hisopados, dando negativos. “Los únicos dos chicos que no habían tenido Covid-19 no jugaron, por precaución”, explicó el coach, con la seguridad de haber hecho todo lo necesario.

Ahora sólo queda esperar los resultados de este lunes y ver si Argentina puede terminar el torneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *