Julio Mázzaro, nuevo refuerzo de Sarmiento de Junín TFB

Tras varios años en la Liga Nacional y un con un recordado paso por Ciclista entre el año 2000 y 2002, el tirador vuelve la ciudad de Junín para ser la estrella del Verde, de cara a la próxima edición del Torneo Federal.

Julio Eduardo Mázzaro nació hace 36 años en Villa Regina, Río Negro. Entre el 2000 y el 2002 tuvo un gran paso por Ciclista donde llegó a instancias finales frente al recordado Ben Hur de Rafaela.

Tras más de15 años en distintos equipos de la Liga Nacional “A” de Básquet, el tirador regresa a nuestra ciudad, donde se encuentra radicada su familia. Su nuevo equipo es Sarmiento, que disputará el Torneo Federal y tendrá a Mázzaro como máxima figura.

El escolta, con enorme efectividad en la máxima categoría, dialogó con LA VERDAD DEPORTIVA sobre su llegada al “Verde”.

-¿Qué sensaciones tenés tras llegar a Sarmiento?

-Mucha alegría y sensación de mucho optimismo. Sarmiento es un club símbolo por lo que significa en Junín. A partir de la experiencia del año anterior que fue muy buena, quieren armar un equipo competitivo y tratar de llegar a lo más alto.

-¿Cómo se da tu regreso a Junín?

-Fue muy simple porque tenía la idea de no moverme de la ciudad. Mi señora y mi familia ya están instalados hace algunos años y yo en el último tiempo me fui solo a Bahía Blanca. Ellos fueron algunas veces pero es complicado. La idea primordial era no irme de Junín. Cuando volví de Bahía empecé a entrenar acá y participaba de comidas y prácticamente era uno más aunque no integraba el plantel. Se arregló todo muy rápido.

-¿Sentís que es el momento de pegar la vuelta?

-Si. Todavía puedo jugar algunos años más en la Liga pero mi idea es estar más tranquilo y estar con mi familia. Estoy muy agradecido por esta oportunidad.

La Liga tiene otro nivel de exigencia y pese a que voy a mantener mi profesionalismo, no es lo mismo estar sin familia. Ellos me siguieron durante 14 años y es demasiado.

-¿Cómo fue tu carrera deportiva?

-Empecé en mini básquet en Villa Regina. A los doce 12 fui a jugar a Roca, al club Italia Unida. Estuve tres años y antes de pasar a Boca, en la Liga Nacional, estuve en otro equipo en Unión de Allen. Luego fui a Boca donde estuve un año y medio y perdimos la final frente a Atenas por 4 a 0.

De ahí me voy al Deportivo Roca donde descendemos. Estuve un año más en el TNA con el mismo equipo y luego vine a Ciclista por dos años. Luego dos años en Olavarría, otros dos en River, cinco en Santiago del Estero (Quimsa), dos en Obras, uno en Lanús y otro en Bahía hasta la actualidad.

Estar tantos años en Liga, ¿es un premio al esfuerzo?

-Puede ser. Cuando le vas tomando el gusto de ser jugador profesional, se hacen muchos sacrificios. Todos estos años de tantos clubes fue un premio a la dedicación. Mi familia me acompañó en el primer período y luego le tocó a mi señora y a mis hijos apoyarme. Fue un esfuerzo y estoy agradecido por todo lo que me dio el básquet.

Con varias temporadas encima, ¿cómo ves la Liga Nacional?

-La Liga es muy competitiva. Si bien hay grandes equipos, cambió mucho desde que me inicié. Siempre se trata de mejorar la competencia pero en los últimos dos años, sin descensos, quizás no fue tan competitiva. Se decidió que era momento de mejorar los clubes y los estadios. La Liga, con el crecimiento de su selección, tuvo otra mirada.

Siempre hubo equipos que les resulta menos difícil conseguir dinero y al final de temporada influye y mucho.

-¿Qué te acordás de tu paso por Ciclista?

-Fueron dos años bárbaros. El primer año en Junín fue mi primera experiencia saliendo de Regina. Teníamos un buen equipo y logramos el objetivo a medias. En el segundo año tuvimos un equipazo, con Mario Guzmán a la cabeza. No pudimos ascender porque el rival fue muy superior. Ben Hur nos ganó 3 a 0 y nos fuimos con ese sentimiento de que dejamos todo.

Sufrimos en esa época con el corralito porque ellos pudieron seguir teniendo a su extranjero (Damian Cantrell). A nosotros se nos acercó el uruguayo Gonzalo Triver que también nos dio una mano bárbara. Éramos un equipo muy unido, con “Chuni” a la cabeza que digitaba todo desde adentro y Mario (Guzmán) desde afuera. Teniendo 22 años fue una gran experiencia y esa chance me dio la oportunidad de seguir en Liga.

Ese paso lo recuerdo de la mejor manera porque hice muchos amigos y conocí a mi señora. Junín es un lugar bárbaro para la gente que viene de afuera.

-¿Esperabas un llamado de Ciclista?

-No. No esperaba ningún llamado porque yo venía sondeando el tema de Sarmiento, más por la relación que tengo con el entrenador (Mario Andrade) que es amigo mío. Tengo recuerdos muy buenos de esa época pero no hubo ningún contacto ni de parte mía ni de parte de ellos. Se que están sufriendo una situación que excede lo deportivo y se están pagando algunas cosas que durante un tiempo no se hicieron bien. Les deseo lo mejor.

¿Cómo te preparás para el Torneo Federal?

-Bien, con ganas. Entiendo que las localías son esenciales. Seguí la temporada pasada de Sarmiento y los chicos jugaron en gran nivel, tanto de local como de visitante. Fueron de menor a mayor y llegaron muy bien a los play off. Esa es la sensación que les quedó a los dirigentes. La idea es avanzar con el crecimiento y hacer una estructura para que en uno o dos años se pueda apostar al ascenso.

-¿Van a tener más presión por tu llegada?

-No se si será presión. Es una ficha importante y le van a dar un rótulo de equipo fuerte que no lo tuvo en la temporada anterior. Esto es un deporte en equipo y va a depender de todos. Un jugador te pueden salvar dos o tres noches. Sí puede ser noticia el hecho de que un jugador de Liga baje directo al Torneo Federal, por una cuestión personal. Pero después hay que jugar y el torneo te pone en el lugar que te merece.

-¿Cuáles son tus objetivos?

-Darle una mano al equipo en lo que más pueda. Se que soy un jugador ofensivo y en donde más me puedo destacar. El rival también juega pero tengo mucha expectativa luego de haber compartido los últimos dos meses con ellos.

-¿Te incentiva enfrentar a San Martín, un equipo de la misma ciudad?

-Tuve la oportunidad de ver el último partido que se jugó en cancha de San Martín y el clima fue muy lindo. Si bien se conocen entre todos, mientras que no haya violencia, es bueno que exista una rivalidad. Eso va a generar que se acerca la gente al deporte.

¿Será especial cuando te toque re debutar en Junín?

-Si, sin dudas. Seguramente mucha gente conocida se va acercar. Será especial por volver a estar en una ciudad que me trató muy bien.

-¿Vas a ver a Sarmiento en Primera?

-Fui pocas veces pero lo acompaño a mi hijo. Le encanta el fútbol y se sabe el nombre de todos los jugadores de Sarmiento. Me gusta mucho ver fútbol pero más que nada de acompañante. Mi suegro también es fanático y no se pierde un partido. Cuando yo estaba en River lo acompañé al partido contra Atlanta en Buenos Aires.

Sarmiento hizo algo importante en el fútbol. Armó una estructura tanto dirigencial como deportiva y jamás se volvió loco. Los resultados están a la vista.

¿Puede suceder lo mismo con el básquet?

-Si. Es algo importante para el crecimiento del club. El fútbol ya está en Primera y ojalá que el básquet siga creciendo. Hay muchos equipos que tienen fútbol y básquet en primer nivel como Boca, River en su momento, Lanús, entre otros equipos. Ahora también San Lorenzo y es una posibilidad más para que se acerque el socio.

¿Hablaste con Mario Andrade?

-Si, con Mario hablo bastante seguido. Me comenta las fichas que quiere traer. Ya estuve entrenando y ojalá que podamos cerrar algunas fichas para tener un gran año.

Le digo al hincha que se acerque, que los dirigentes están haciendo un trabajo muy bueno.

Fuente: Diario La Verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *