La U16 le ganó a Brasil y se clasificó al Mundial

Sacando a relucir todo su carácter y corazón, las chica se llevaron un partidazo en cuartos y están en el Mundial U17. Mañana serán las semis ante Canadá, a las 19.30, pero la meta principal ya está cumplida.

Soñado. En el mejor de los escenarios posibles, la clasificación de la Selección a un nuevo Mundial U17 era la gran misión por conseguir, a pesar de que la historia la tenía un poco en contra. En la previa, el cruce ante un Brasil durísimo que ya había vencido a esta camada en la final sudamericana hace dos años, aparecía como ese gran desafío a sortear para un partido tan crucial como emotivo. Fue así como, en un duelo vibrante que no dio suspiros hasta el último segundo, el corazón, la garra y el juego de Argentina fueron claves para la victoria por 56-54 y conseguir entonces el pase mundialista. Hoy, a las 19.30, irá por nueva meta: el pasaje a la final ante Canadá.

“Es súper difícil, el objetivo final es clasificar pero también es cierto que es muy difícil y estamos en un nivel muy alto”, había confesado Sandra días antes del debut en este Premundial U16 de Guanajuato. No era una frase para bajar ansiedades ni para atajarse, sino que tenía que ver con un escenario que no podía evitarse poner dentro de la balanza.

Porque la selección había llegado al torneo sin competir oficialmente desde el Sudamericano de hace dos años, sin amistosos de preparación, con un contexto sanitario importante que obligó a muchas jugadoras a entrenarse desde sus casas (y con el PNF como gran protagonista) y con una preparación que se tuvo que acelerar lo máximo posible a raíz de la confirmación sobre la fecha de este torneo. Los nerviosismos de volver a competir después de tanto tiempo, el tener un plantel dando años de ventaja (4 jugadoras con 14 años)… había un cúmulo de factores a tener en cuenta para ser cuidadosos, y más si la historia tampoco estaba tan a favor (solamente clasificó al U17 en 2009 y 2015).

Pero en el medio de todo había un mensaje interno que invitaba a la esperanza. Sandra y todo su cuerpo técnico sabían que el progreso que consiguió el equipo en este tiempo era considerable. En poco tiempo crecieron, más en el último mes de concentración previa al torneo, e incorporaron la dinámica y el estilo que buscaban. Avanzaron desde ahí, y ya en los anteriores partidos del torneo habían dejado en claro el muy buen talento de la camada. Desde ahí se generaba la ilusión, aunque había que salir a jugar para materializar todo esta expectativa que se tejía en el entorno.

Desde el inicio se evidenció una presión defensiva fuerte por parte de la Selección, sin dejar que Brasil tome tiros cómodos. El inconveniente pasó entonces por otras situaciones, porque el equipo se mostró muy impreciso en ataque, cometió varias pérdidas en el traslado y cuando falló en esas acciones no tuvo buenos retrocesos en el balance defensivo, y ahí es donde Brasil, con mayores espacios y aprovechando sus centímetros en el juego interior (con Taissa de protagonista), lastimó mucho.

Costó combatir contra el físico y la altura de Brasil debajo de ambos aros, y eso generó que Argentina no pueda desplegar su juego porque tampoco tuvo efectividad en el tiro de tres. Y eso se sintió en el primer periodo (15-6). Sin embargo, el partido dio un giro en el siguiente parcial.

Y es que Argentina fue definitivamente otro equipo: más suelto, con mejor circulación de balón en ataque, buscando y explotando los espacios, con buenos cortes en ataque y llevando a Brasil a una confusión. En defensa, muchísima presión en toda la cancha para ahogar al rival y provocar como efecto un sprint de 20 a 4 que modificó el curso del partido. El compromiso que tuvo el seleccionado nacional fue ejemplar.

El ingreso de Bourgarel fue importante por la frescura y el orden que permitió desde el armado, pero la reacción fue colectiva en general, porque Argentina encontró argumentos tanto en Alma como así también una muy picante Espedale, sumado también a la lucha de las internas, con Maggi, Cergneux y Giacone fajándose, o el trabajo en los intangibles de la Colo Guglielmi, que fue a todas las pelotas sin dudarlo.

Todo lo que propuso Argentina desde entonces fue muy bueno. Porque si bien Brasil iba a emparejar la situación (enorme partido de Taissa), las de Pavón no se escondieron y mostraron mucho carácter. Claro que la diferencia en los centímetros rivales fue un aspecto que complicó en todo momento, pero en el momento más caliente de la noche, en esos últimos tres minutos del final, el desempeño superlativo de Bourgarel y Maggi empezaron a allanar el rumbo, y más con dos acciones de Barrionuevo y Espedale, a las que no les tembló la mano para ir sellando el duelo. Brasil tuvo la última

Terminó siendo victoria y clasificación para nuestras U16, que en semifinales y con horario a confirmar enfrentarán a la poderosa Canadá. Independientemente del partido de mañana en la continuidad del Premundial, el gran objetivo para esta Selección está cumpliendo. Luchó contra los registros históricos y se clasificó por tercera vez a un Mundial U17, un premio que esta talentosa camada, por trabajo, carácter y despliegue en su juego, se lo merecía sin lugar a dudas.

Alma Bourgarel: “Queremos más, al menos estar en el podio”

Tras la victoria ante Brasil que consolidó el pase a semifinales y la clasificación de Argentina al Mundial U17, la jugadora analizó lo que está haciendo el equipo en México y la nueva meta que se pusieron.

Las chicas lo hicieron. Por partida doble. Le ganaron a Brasil en el duelo sudamericano y, lo más importante, se clasificaron al Mundial del año que viene. La Selección U16 no quisieron ser menos que los chicos y, también en México, en este caso en Guanajuato, gritaron bien fuerte. “Para nosotras fue súper importante obtener la clasificación al Mundial, era uno de los objetivos en este torneo. Dejamos todo en la cancha, nadie se quedó con nada para dar, peleamos y luchamos cada pelota, hasta el último segundo. En lo personal obviamente que estoy súper feliz de poder estar acá, viviendo esto. Es un sueño hecho realidad” le aseguró a Prensa CAB Alma Bourgarel, todavía emocionada por la conquista.

La jugadora volvió a ser una de las jugadoras más destacadas del equipo, este viernes cuando sumó 14 puntos, 4 rebotes, 2 robos y 2 bloqueos ante Brasil. “Las sensaciones tras la victoria la verdad que son demasiadas: por un lado, estamos súper felices, contentas y emocionadas, también sentimos un orgullo enorme por representar de la mejor manera a la Selección. Pero, al mismo tiempo, estamos vacías porque dejamos absolutamente todo en la cancha“, continuó Alma.

Argentina encontró su juego en el segundo periodo del encuentro, luego de caer en el primero parcial 6-15 debido a la superioridad física que pudieron demostrar en cancha las brasileras. En los segundos diez el equipo albiceleste comenzó a circular la pelota y a encontrar esos tiros claros que tanto necesitaba, es por ello que luego de un parcial 22-7 paso al frente por 4 (28-22), para en la segunda mitad pelear punto a punto por la victoria.

La clave para conseguir el resultado fue, sin dudas, la defensa. Desde el poste bajo, el uno contra uno y los rebotes. En el ataque fue clave el movimiento de balón para encontrar huecos en la defensa y anotar goles fáciles. También fueron muy importantes los ataques rápidos. Obviamente que todo el aliento, y las buenas vibras, del banco y desde las personas que nos vieron desde argentina se sintió mucho“, analizó Bourgarel.

Alma es parte de Country CIB Banfield, equipo que no tuvo actividad en el último tiempo debido a la pandemia, es por esto que la concentración en el Cenard fue su máxima preparación para esta cita. Sin embargo, ya lleva varios encuentros siendo una de las destacadas, en este contexto asegura: “La verdad que me sentí muy bien. Estoy súper feliz más allá del logro personal. Como siempre intente aportar mí granito de arena desde donde me toque, ya sea desde el banco alentando o en la cancha, en defensa o en ataque“, admitió.

La meta se cumplió, uno de los cuatro boletos para el próximo Mundial U17 es de Argentina, pero el Premundial no termina acá y el equipo lo sabe. “Nuestro próximo objetivo, si bien era clasificar al Mundial, ahora es al menos poder subir al podio. Sabemos que nos va a tocar con rivales difíciles, pero como siempre vamos a dejar todo por representar de la mejor manera a Argentina“, aseguró Alma.

El cruce contra Canadá va a ser difícil y muy duro. Es una potencia. Va a ser un partido muy largo, en el que vamos a tener que estar concentradas los 40 minutos. Pero de todas formas nosotras vamos a salir a jugar y a dejar todo en la cancha como siempre“, comentó Bourgarel al analizar el rival de semifinales, encuentro que se disputará en la tarde de este sábado desde las 19.30 y se podrá ver por basquetpass.tv y el Youtube de FIB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *