Leandro Podestá llega a Rocamora

En las últimas horas Tomás de Rocamora confirmó que el pivote Leandro Podestá será su sexta ficha mayor para la próxima temporada. El interno viene de jugar las dos últimas en Pedro Echagüe en el Torneo Federal.

Su equipo quedó eliminado en playoffs a manos de Temperley, a la postre campeón. El jugador de 2.08 metros y 27 años ya conoce la categoría y se mostró más que entusiasmado con la chace de formar parte del equipo que dirigirá Cristian Santander.

El nuevo Rocamora prácticamente está definido –resta solamente la ficha U21 que por el momento sería utilizada por un jugador del club- y uno de los últimos en sumarse es el interno Leandro Podestá, quien viene de defender los colores de Pedro Echagüe de Capital Federal en el TFB pero que hace cinco años jugó en la categoría para Unión de Sunchales. Hizo inferiores en Boca Juniors y tuvo también dos pasos por Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque y uno más en los Indios de Moreno.

“La verdad que es lindo poder volver a la categoría en la que estaba. Hace unos años decidí bajar al Torneo Federal para poder tener un poco más de experiencia y protagonismo a la hora de jugar, ahora quizás un poco más maduro deportivamente se me da de nuevo la oportunidad de regresar”, comentó en la apertura de la entrevista.

A continuación se refirió a cómo se dio la negociación con el club uruguayense y lo que conoce de éste. “El tema de la negociación se fue viendo hasta que se pudo llegar a un acuerdo, me han comentado varias personas y jugadores que han jugado en la institución que los han tratado muy bien, que hay buena gente, con ganas de meterle para adelante, donde hay compromiso y que cumplen. Dándome esos datos me han ayudado a que me decida para ir al club”, explicó.

En la continuidad de la charla se explayó sobre lo que pudo dialogar con el entrenador y también los dirigentes. “Pude hablar con ambas partes, y con Cristian (Santander) en varias ocasiones. La primera vez que hablamos fue hace un tiempo, se había comunicado conmigo para ver si me interesaba la chance de poder ir a Rocamora con la idea de que de mi lado pueda aportar mi granito de arena al equipo que se está armando; a su vez, se comunicó con Juan Pablo Boadaz (técnico de Pedro Echagüe) para tener una referencia que según me contaba Santander han ayudado para que tenga esta ocasión de poder volver a la categoría”.

Podestá viene de jugar en Pedro Echagüe, donde en el reciente TFB el equipo quedó afuera en Cuartos de Final a manos de Temperley. “El balance del Torneo Federal fue positivo. Quizás pecamos un poco la irregularidad en la fase previa a playoffs. Pero igualmente hemos sabido salir de un mal momento donde fue complicado llegando a estar en las posiciones de abajo, donde se estimaba que la idea era estar arriba. Afortunadamente el equipo supo reaccionar y llegar a la siguiente ronda”, reflexionó.

“La serie con Temperley fue durísima, sabíamos que iba a ser complicada porque venían de una base muy sólida donde se conocían mucho y tenían un buen nivel. Terminó siendo 3-2 para ellos pero nos fuimos con la idea de que le hicimos fuerza al que sería el futuro campeón del torneo… y que, en una de esas, si nos hubiésemos consolidado un poquito antes, creo que hubiéramos llegado un poco más lejos. De todas formas considero que fue un buen año”, agregó.

Más adelante se refirió a la lesión que sufrió a comienzos del año pasado –osteocondritis de rodilla- de la cual debió ser operado y se recuperó favorablemente. “Honestamente fue algo difícil de asimilar, donde estuve 6 meses afuera de toda competencia y con probabilidades de no poder volver a jugar; solo dependía de mi recuperación porque quirúrgicamente había salido todo bien. Por suerte quedó atrás, pude volver y hoy estoy al 100% y totalmente fuera de problemas. Ya la temporada anterior pude desenvolverme con total normalidad y eso ayudó mucho a que no piense más en nada de eso”, afirmó.

Por último, el nuevo jugador del Rojo no se animó a vislumbrar su debut con la nueva camiseta pero algo dijo: “No me imagino literalmente estando en la cancha vistiendo la camiseta aún, pero si me voy haciendo un panorama del ambiente que se pueda dar en el club mientras juguemos. Tengo entendido que es una ciudad de básquet, donde se le da mucha importancia y la gente es de ir a verlo, tiene tres equipos a nivel nacional y eso demuestra la forma en la que se vive este deporte en ese lugar”, manifestó.

Informe y Foto: Prensa Rocamora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.