Mariano D’Angelo y la preparación de Racing

El preparador físico de Racing contó cómo viene trabajando con el grupo de jugadores que tendrá el equipo para la próxima temporada de la Liga Argentina. Trabajo diario con los referentes Alejo Barrales y Cholo Martirena, y un seguimiento exhaustivo de cada jugador.

Por Lucas Leiva

Mientras fue confeccionando su plantel de cara a la temporada 2021 de la Liga Argentina, Racing de Chivilcoy es uno de los equipos que ha invertido mucho tiempo y no solo desde el armado sino también desde acomodar, entendiendo las condiciones y la situación sanitaria que atravesamos a raíz de la pandemia, la parte física de lo que será el equipo que defenderá a la institución en los próximos meses.

Todo este trabajo está siendo gestionado y seguido minuciosamente por el preparador físico Mariano D’Angelo, integrante del cuerpo técnico de la Academia desde hace ya un par de temporadas y uno de los hombres de confianza del entrenador Diego D’Ambrosio. Más allá de que todavía el plantel no ha podido reunirse para entrenar en conjunto, desde el club llevan un control de sus jugadores esperando el momento en el que se pueda volver a las prácticas proyectando todo para el próximo torneo.

Uno de los puntos más importantes a subrayar es el trabajo que vienen haciendo tanto Alejo Barrales como Héctor Martirena. Con ambos jugadores, íconos y referentes del club, instalados en Chivilcoy, se vienen haciendo trabajos diarios donde se busca una puesta a punto ideal para cuando llegue la fecha de inicio de la pretemporada. Los dos se entrenan en el Fortia Gym bajo las rutinas de D’Angelo, un trabajo que se viene haciendo desde hace tiempo, incluso también utilizando la plataforma de videoconferencias Zoom en algún que otro momento de la cuarentena.

“Tanto con Alejo como con el Cholo empezamos hace dos meses aproximadamente. Ya los conocía a los dos así que todo se hizo un poco más fácil. Es más, durante la cuarentena con Alejo seguimos comunicados constantemente y hasta entrenábamos por Zoom con él solo. Tanto con Ale, como así también con el Cholo, estamos entrenando todos los días”, comienza a relatar Mariano.

“Antes de arreglar su contrato, el Cholo ya estaba entrenando conmigo de forma individual. Nosotros lo tuvimos dos años en el Federal y encima en las postemporadas siempre entrenaba con nosotros, así que ya es un viejo conocido y sabíamos lo que venía haciendo. Sabía de la última lesión que había tenido, un esguince de grado 2, estábamos al tanto de que estaba en la última etapa entonces hicimos ese tramo final de su readaptación y ya estamos entrenando bien, con cargas normales de acumulación y haciendo trabajos aeróbicos”.

El PF de Racing también está haciendo un exhaustivo seguimiento con otros dos jóvenes a los que conoce muy bien, refiriéndonos a los casos de Matías Aristu y Juan Ignacio Fernández. Ambos también vienen de ser parte del equipo en la pasada temporada 2019/20, por lo que Mariano ya trabajó desde hace varios meses con ellos y ahora, con ambos jóvenes jugadores desde sus respectivos lugares de origen, se mantienen en contacto ya fuese con un plan detallado como así también informándose mediante quienes los entrenan personalmente.

“Con Mati Aristu y Juani Fernández estamos trabajando desde la distancia. En el lugar donde vive Juani que es Cañada de Gómez la cuarentena sigue en forma estricta entonces le armé un plan bien individual para que haga en su casa de acuerdo a los elementos que puede tener. Con Mati me comuniqué directamente con su entrenador Rodrigo Araya, que es un entrenador de altísimo nivel, y me mantiene al tanto de todo lo que está haciendo, le pedí algunas evaluaciones para que me mantenga al tanto el profe. Cuando es así yo prefiero comunicarme con su profe que es el que está permanentemente en el día a día, si bien uno puede ir orientando qué es lo que quiere, que llegue con determinados niveles de fuerza y que trabaje en la parte metabólica”.

D’Angelo aclara que en estos cuatro casos el seguimiento quizá hasta es más sencillo por un tema de conocimiento, porque conoce en detalle los trabajos en el día a día de cada uno de ellos. Si bien con los nuevos jugadores que sumó el club se torna un tanto más complejo (llegaron Máximo Vélez, Ignacio Cuassolo, Julián Morales, Franco Montemagio y Joaquín Lallana, además del Cholo Martirena aunque este es un caso especial porque ya pasó por la institución hace un par de temporadas), el profe cuenta que de todas formas se está haciendo un seguimiento de todos los jugadores.

“Con ellos cuatro, por Alejo, el Cholo, Mati y Juani, que uno los conoce y está más al tanto por tener un mayor conocimiento, es un poco más fácil. Después con el resto, al no conocerlos, la idea también es comunicarnos con los profes. Algunos no los tenían al no tener esa disposición para entrenar, así que les pasé algún plan de fuerza en casa y de resistencia para que puedan salir a correr. Todos muy generales, porque al no tener un conocimiento tan específico a veces es muy complejo poder planificar, sería como planificar a ciegas”.

Mariano explica que más allá de todo este seguimiento desde la parte física y de acondicionamiento, basada en sus rutinas o los trabajos personalizados que hace cada jugador, un punto a destacar es el aspecto psicológico de cada uno. Desde cierta incertidumbre, desde las variables que pueden surgir en el día a día, y desde entender un poco también el contexto donde estamos situados, estimular y encontrar un equilibrio desde el lado mental resulta fundamental, para mantenerse enfocado pero también para servir como apoyo y acompañamiento de los jugadores.

“Nos comunicamos cada 15 días para ver cómo están, y esto lo hacemos mediante videollamadas, para ver cómo están, como se sienten, porque creemos que es muy importante la parte humana y todos los estados emocionales, más sabiendo que los jugadores hoy en día tienen muchas incertidumbres, desde cuándo empiezan a entrenar, a cobrar, de cuándo arranca el torneo… esto va en el día a día, en el minuto a minuto, así que lo que nos interesa es que ellos se queden tranquilos, que nosotros estamos para ellos, que tenemos un contacto permanente”.

Para terminar, el PF de la Academia cuenta que no están entrenando todos juntos de manera virtual por un tema hasta lógico de disposición tanto de elementos como de espacios físicos para poder llevar a cabo las rutinas, algo que varía según el lugar en el mapa y el contexto en donde cada uno está situado. No obstante, sí explica que hay otros trabajos que se pueden hacer mediante este tipo de comunicación, como el ir conociéndose entre cada jugador y empezar a amalgamar el grupo de trabajo.

“Estamos diagramando una reunión por Zoom que será dentro de muy poquito. La idea es que sea una presentación oficial con todos juntos, y desde ahí ya darles un orden mucho más desde lo institucional para que podamos llegar de la mejor manera, con un grupo que se está conociendo y un grupo que se tiene que ir consolidando. Creemos que desde la distancia podemos hacerlo así. No somos tan partidarios de que entrenemos todos juntos por Zoom porque creemos que lo individual es un factor primordial. Quizá uno tiene un gimnasio a disposición y otro por ahí no, entonces se complejiza. Pero en cuanto a las reuniones y charlas por Zoom sí, es algo que ya se está ordenando y gestando”.

Así, todo Racing va preparándose poco a poco para lo que será la próxima Liga Argentina. Entre confirmaciones y aguardando un punto de partida para el retorno a los entrenamientos, todo el club trabaja y los jugadores, bajo la supervisión de Mariano, se mantienen en constante movimiento a la espera de novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *