Martina Zuran, una piba de selección:

En los últimos años un fenómeno se adueñó del básquet: de a poco, las mujeres se fueron apoderando de un lugar que antes parecía impensado para ellas y hoy en día las encuentra como protagonistas excluyentes de cada fin de semana.

El más claro ejemplo del gran crecimiento quedó evidenciado semanas atrás cuando Martina Zuran, una jovencita de apenas 14 años que juega en el Deportivo Roca, fue convocada a la preselección Argentina U15. Desde que Martina pisó El Cajón del Depo y empezó a entrenar, hace menos de dos años, su vida está atravesada por el básquet.

Su altura es lo primero que llama la atención cuando esta chica se acerca a paso tranquilo y siempre con una sonrisa. Con 14 años ya mide más de 1,75 y es una de las promesas de la zona.

“Salgo de la escuela pensando en entrenar, ya estoy viendo si encuentro una nutricionista. Desde los últimos dos años lo único que hago es pensar y vivir para el básquet”, cuenta.

El nivel se elevó y las chicas tienen más posibilidades de crecer: “Este año pudimos empezar a jugar un torneo en Neuquén, que hizo que nos dé mucha más competencia y mejorar mucho más”, explica. Los tiempos cambian, pero son las chicas los que ayudan a cambiarlo. Todos estos avances le permitieron a ella llegar a una convocatoria nacional.

“Nunca me había imaginado que me fueran a llamar de la selección y menos en tan poco tiempo. Llegar a la mayor es un objetivo a cumplir”, cuenta. Cumplirá 15 años en diciembre y tiene todo su futuro por delante. Sin dudas, si mantiene su constancia en el entrenamiento llegará tan lejos como se lo proponga.

Las chicas llegaron para quedarse
Solo alcanza con asistir a alguno de los clásicos entre Deportivo Roca y Del Progreso para darse cuenta de la cantidad de chicas que forman parte del básquet roquense. Hace ya varios años que ambas entidades decidieron apostar fuerte a las mujeres. Del Progreso, primero con Matías Álvarez como entrenador, luego con Gustavo Nicosia y hoy con Nicolás Cárdenas a cargo de la dirección técnica, se mantiene con su equipo de primera que siempre da pelea en el torneo Asociativo del Alto Valle. También cuenta con un buen proyecto de categorías para las más chicas. El Depo, por su parte, inició con un equipo de primera de la mano de Martín Kloc. Luego se hicieron cargo del plantel Lucas Romera, Facundo Viñambres y hoy la posta la tomó está Guido Gadañotto. Desde 2014 cuentan con categorías formativas.
“La cualidad principal es la actitud que toma hacia el básquet y su manera de vivirlo. Día a día demuestra que quiere ser jugadora”,explicó Guido Gadañotto, su entrenador en el Depo.
“Creo que estamos casi al mismo nivel que el masculino, tenemos competencia todos los fines de semana. Crecimos mucho”,indicó Martina sobre el crecimiento del básquet femenino
Fuente Diario Rio Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.