Monte le mandó mensaje directo a Olimpo, rival del viernes

El equipo del balneario jugó uno de sus mejores partidos de la temporada y venció a Ciclista, 84 a 70. El saldo negativo: la fractura por estrés de tobillo derecho que sufrió Agustín Giarrafa.

En este rearmarse nuevamente en medio de la temporada, Monte Hermoso Basket parece ir encontrando el equipo y anoche, con pasajes de alto nivel colectivo, superó a Ciclista (Junín), por 84 a 70.

El planteo inicial del local poco resultado dio, por la respuesta que tuvo la visita detrás de los 6m75, con Jure anotando dos triples y Merlo otro, en solo 2m35, para escapar 1-5.

A partir de ahí, la defensa debió seguir más a los perimetrales y sin flotar tanto. De todos modos, los desajustes en los cambios y los relevos lo dejaron expuesto al local en varias oportunidades.

La falencias atrás Monte las disimuló con alta efectividad adelante. Exequiel Cassinelli como líder y Sebastián Alvarez mostrando personalidad y seguridad, le dieron al azulgrana la confianza para recuperarse y meter un parcial de 13-2: 23-17 al término del primer cuarto.

Con problemas en la conducción y Starke que no la metía a pesar de hacerse los espacios para jugar en la pintura, Monte comenzó mal el segundo cuarto.

Ciclista, sin Jackson (afuera por dos faltas ofensivas), no tuvo demasiadas respuestas y, a la vez, se mostró displicente en defensa.

Ahí sí Monte supo capitalizar la ventaja que tenía. Más fuerte atrás y volviendo a meterla (dos triples de Müller y otro de Fioretti) obligó a extender la defensa, dejando más espacio para Starke, que dominó en la pintura.

La ventaja se fue ampliando y con 7-12 en triples, más 10 puntos y 6 rebotes de Starke, el local cerró el primer tiempo con 10 unidades de ventaja, 43 a 33.

El tiempo de descanso no pareció favorecer mucho a la visita. Se mostró un equipo enojado y disconforme que, sumado a la escasa rotación y la baja efectividad, lo limitó demasiado. Monte, en cambio, mostró todo lo contrario. Solidario, positivo y, como hacía tiempo no se veía, tan intenso como comprometido.

Entró al último cuarto con 10 de luz. Por juego parecía tenerlo dominado, por resultado, aún no.

Si bien mantuvo la mano caliente (2-2 en t3) y solidez ofensiva, no lograba cerrarlo. Recién cuando se lo propuso atrás logró la tranquilidad necesaria para empezar a disfrutar, sabiendo que ganaría el juego.

Moreno y Müller clavaron dos triples seguidos, Fioretti marcó el ritmo defensivo, Starke luchó todas abajo y Cassinelli siguió siendo regular.

Con un parcial de 15-2, el azulgrana escapó 84-63, con 3m37 por jugar. Esa sí significó una diferencia que le permitió, en una hermosa noche de verano, disfrutar el sabor del encuentro.

A tomar nota Olimpo…

Fuente LaNueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.