“Premio a no bajar los brazos nunca” Nacho Laterza.

Luego del Clásico las pulsaciones seguían a mil, la adrenalina estaba a flor de piel, especialmente para Franco Navarro y para Ignacio Laterza. A Nacho le toco la definir la  ultima pelota para  continuar con un tiempo suplementario que terminó en victoria. A Franco el Técnico le dijo que tenia que entrar y en un partido nada fácil como es el Clásico y cumplió. La Gloria. “Premio a no bajar los brazos nunca ” dijo Laterza.  Los clásicos son partidos que tienen una dinámica diferente. Otorgan dos puntos como todos pero es el partido que todos quieren jugar. Dos ciudades que por unas horas los separa el río y después los vuelve a unir como comarca. Fue un partidazo. Tuvo todo los condimentos. Ganó el espectáculo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *