Provinciales, un modelo permitido. #ProvincialU17m

El éxito del campeonato provincial de clubes de la categoría U17 no debe ocultar que el modelo de certámenes de alta cantidad de partidos en pocos días es vetusto y atenta contra la salud de los jugadores y el nivel de juego.
En todo un año calendario de competencias, resulta demostrativo de la incapacidad dirigencial el hecho de que sólo ocho de todos los clubes federados de la provincia de Río Negro tengan la posibilidad de disputar un provincial, y que además, lo hagan durante dos días y medio, en un solo lugar y disputando encuentros con escasas horas de descanso.
En Valle Inferior, el calendario de competencia comienza a principios de marzo y se extiende hasta fines de noviembre o incluso la primera quincena de diciembre. ¿Es lógico apurar un torneo provincial para pocos por categoría a disputarse en apenas 60 horas de reloj?
Más certezas. Este modelo de concentración de los clubes con mejores posibilidades, provoca una mayor diferencia con aquellos que no tienen las mismas posibilidades económicas y deportivas, provocando que la brecha entre “los buenos” y los no tanto se expanda.
Por otro lado, que sólo sigan jugando los clubes más importantes los provinciales hace que algunos de los jugadores que militan en instituciones con menos o nula participación en provinciales cambien de camiseta en busca de una competencia distinta.
Comprendo que las distancias son un problema a la hora de buscar una competencia más cotidiana entre la región atlántica y el Alto Valle de la provincia, pero con gestión, ideas renovadoras y mucho trabajo se puede mejorar este esquema.
La organización del ex “Villita”, actual Copa Valle Inferior de U13 en cabeza de Luis Sabbatella, demuestra que se pueden hacer las cosas distinto, incluyendo a todos.
Una mayor competencia que sea inclusiva redundaría en más compromiso de los jugadores, mejor desarrollo deportivo y más herramientas a la hora de formar las selecciones provinciales que nos representen en los campeonatos argentinos.
Todo lo dicho es en función de promover un debate en serio acerca de qué estamos haciendo con el básquet rionegrino desde el plano dirigencial, donde nos encontramos con instituciones en situaciones legales irregulares y visiones mezquinas en relación al verdadero desarrollo deportivo y social de nuestros jóvenes.
Ser dirigente es mucho más que programar partidos y conformar una mesa de control. Implica una responsabilidad de levantar la mirada y trabajar para el conjunto con objetivos de mediano y largo plazo. Y eso no se puede hacer en soledad, sino con verdaderos equipos donde se repartan las responsabilidades. En ese plano estamos trabajando en la Asociación de Básquet de Valle Inferior y creemos indispensable ampliar la participación dirigencial tanto en la Federación de Río Negro como en la Asociación de Alto Valle, y no menos importante es reflotar las asociaciones de Bariloche y el Valle Medio, donde hay mucho básquet por “descubrir” e integrar, sin poner palos en la rueda y mostrando la voluntad de incorporar a todos y hacer más grande el básquet rionegrino.
Es tiempo de una nueva etapa.
Por último, un gran agradecimiento en nombre de todo el Consejo Directivo de la ABVI a Víctor Vitru Bazani por la impecable organización del Provincial U17 del pasado fin de semana.

Juan Gorosito
Presidente ABVI – Asociación de Básquet del Valle Inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *