Quilmes lo aniquiló en el final

El equipo marplatense se sobrepuso a un mal arranque y venció a Estudiantes de Olavarría.

Quilmes necesitaba ganar y lo hizo. Obtuvo anoche un triunfo doblemente valioso como local ante Estudiantes de Olavarría, por el rival y porque apenas convirtió un 33% de sus tiros de cancha. Lo derrotó por 75 a 69, por la Liga Argentina de Básquetbol.

Toda la primera mitad fue cuesta arriba para Quilmes. El ritmo lo marcó Estudiantes a través de su incansable trabajo defensivo. Atento para cambiar, sin perder intensidad, modificando planteos y haciéndole la vida imposible a cada ataque del local, que casi nunca encontró un tiro cómodo.

Y a partir de esa actividad llena de dividendos atrás, Estudiantes supo atacar con inteligencia. Sin grandes estridencias, pero con una correcta selección y distribución, especialmente para tomar tiros abiertos, el Bataraz transitó el primer tiempo con convicción y buenas ventajas de respaldo.

En ese cuarto de apertura, el “tricolor” registró un paupérrimo 4/22 en tiros de cancha (un ridículo 18%).

Pero la cosa se puso peor para el segundo. Quilmes parecía bloqueado y los cambios de nombres en cancha tampoco resultaron. Ni siquiera pudo obtener beneficio de sus 8 rebotes ofensivos en todo el primer tiempo. Estudiantes siempre parecía tener un recurso para obligar un mal tiro o una decisión apresurada.

Así, el local llegó a estar 4 minutos sin convertir (en 17 minutos había anotado apenas ¡17 puntos!), aunque decoró su planilla con una serie de tiros libres, seis de ellos en manos de Lucas Ortiz, cerrando un primer tiempo para el olvido y con mucho por mejorar (metió nada más que 7 tiros de cancha).

Se advirtió otra decisión al reanudar. Ortiz prolongó aquel buen final antes del descanso largo y continuó sumando. Entonces, la pendiente a remontar se transformó en un valor de un dígito. En solo 4 minutos y con el escolta oriundo de Temperley en modo líder, el local se arrimó a 38-42. Ya era otra historia, aunque entre Martín Cabrera y Cristian Scaramuzzino (base y pivote), Estudiantes también provocó algunos daños y aplicó cierto freno a la levantada del anfitrión.

En el cuarto final, el visitante se enfocó en anular a Ortiz, pero el local contestó con una gran gestión defensiva y dos lugartenientes fenomenales: Lucio Castellani y Alex Negrete.

A 2′ del final pasó al frente por primera vez en la noche con dos libres de Negrete (64-63) y los olavarrienses se desmoronaron como un castillo de naipes.

Síntesis

Quilmes (75): F. Gago 4, A. Jara 3, L. Ortiz 26, L. Castellani 17 y L. Catelotti 7 (FI). D. Sidelsky 0, A. Negrete 18, A. Ecker 0. DT: Manuel Gelpi.

Estudiantes (O) (69): M. Cabrera 20, M. Battistino 11 (x), J.I. Fernández 3, J. Merchant 9 y C. Scaramuzzino 18 (FI). J. Ruiz 0, J. Castillo Borja 2, T. Pérez 6 (x). DT: Cristian Colli.

Estadio: Polideportivo Panamericano “Islas Malvinas”.
Arbitros: J. Mendoza, E. Sánchez y B. Tedesco.
Parciales: 10-18, 26-38 y 48-54.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *