Sebastián Saborido, el nuevo entrenador de Lanús

El director técnico, de 52 años, guiará al Granate para la venidera temporada 2022/23 de la Liga Argentina. “Es un gran desafío por la enorme historia del club”, expresó.

Con el foco enclavado en reconstruirse, en diagramar la nueva incursión en el terreno ardiente de la Liga Argentina, Lanús direccionó sus energías en la elección de un nuevo entrenador y selló un acuerdo con el experimentado Sebastián Saborido, que asumirá las riendas de la embarcación para la venidera temporada 2022/23.

El director técnico, de 52 años, se acoplará a la estructura del Granate con la reciente experiencia potente de comandar al multicampeón Atenas de Córdoba, en la Liga Nacional. Además, con anterioridad completó un ciclo prolífico en Libertad de Sunchales, de cuatro temporadas, con un ascenso a la máxima categoría en la 2017/18, en la que obtuvo el premio al mejor entrenador de esa edición.

En un frondoso recorrido por el profesionalismo, Sebastián guió los hilos de varias instituciones como Ciclista Juninense, Alma Juniors de Santa Fe y Salta Basket. Y ahora ocupará el banco de Lanús, que afrontará por tercera temporada consecutiva la segunda categoría del básquetbol argentino.

Movilizado por las expectativas de calzarse el buzo del Grana, Saborido se lanzó a compartir las sensaciones de este reto en su carrera. “Fue una propuesta que me interesó desde el primer momento, por el proyecto y por la importancia de Lanús en la historia del básquet. Lo considero un lindo desafío y con ansías de poner mi grano de arena”, explicó el nacido en la localidad bonaerense de 25 de Mayo. 

En el sendero por la actividad, el coach ha atravesado una variopinta gama de experiencias, con todas las tonalidades, de las felices hasta las que se transmutan en aprendizajes. Por eso, Sebastián analizó en qué punto de su carrera lo intercepta esta propuesta de Lanús. “Me encuentra en un momento de inflexión, he pasado diferentes tipos de vivencias, estoy con madurez para llevar adelante la idea que nos planteamos con la dirigencia y con muchas ganas de sumar. Y le aporta mucho más el nombre propio de Lanús, que al igual que cuando me tocó llegar a Atenas y Libertad eran clubes con mucha historia y peso específico”, argumentó.

El telón de la competencia se correrá el 15 de octubre, con ese día resaltado en el calendario  la dirigencia y el entrenador ya activaron el proceso de ensamble de la plantilla. En relación con estos primeros movimientos, Sebastián contó: “Estamos trabajando hace unos días, estuve en comunicación con Sebastián Burtín (asistente técnico) que me puso al tanto de la estructura de juveniles y U23 que es una buena base y punto de partida. Además se analizan opciones de nombres que podrían adaptarse a lo que queremos como idea de juego”. 

Informe: Prensa Lanús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.