Triufazo de Progre y Reclasificación

El primer objetivo está cumplido. El partido decisivo para ganar un lugar en los playoffs, Del Progreso lo jugó (por momentos de manera brillante), lo sufrió y lo festejó. En la noche del viernes, en el Gigante de la calle Maipú, el Auriazul le ganó 92-88 (parcial 52-40) a Villa Mitre de Bahía Blanca y logró un deseado puesto en el Top 10 de la tabla de la Conferencia Sur y un lugar en la Reclasificación.

Progre hizo su parte, superó a un gran rival y luego llegó una gran noticia desde Lanús y el festejo fue total: el Granate cayó ante Estudiantes de Olavarría y el equipo dirigido por Juan Marcos Kass, con 51 puntos y récord de 13-15 (19-23 en toda la fase regular), evitó el Play In y será protagonista de los octavos de final.

El Auriazul jugó de manera brillante en los primeros 30 minutos y llegó a sacar 21 puntos de ventaja, pero Villa Mitre tuvo una espectacular reacción y casi se queda con todo. A falta de tres minutos, el Tricolor, que quería el pase directo a cuartos de final, pasó a ganar 83-82, pero allí resurgió Progre con un parcial 10-5 en los últimos 180 segundos para provocar una fiesta en el Gigante.

Por el lado roquense, en una planilla con goleo repartido, el máximo anotador fue Ezequiel Dupuy (19 puntos), bien acompañado por el capitán Gustavo Maranguello (18 y 8 rebotes), además de los muy buenos aportes de Howard Wilkerson (16 y 7 recobres), Valentin Burgos (15 y 5 asistencias), Facundo Sanz (13 y 4 rebotes) y el juvenil Marco Roumec (11).

En Villa Mitre sobresalieron Federico Harina (21 puntos), José Gutiérrez (20 unidades y 7 asistencias) y Ramiro Heinrich (16 y 10 recobres).

El primer cuarto fue muy atractivo y Progre se lució. Burgos hizo de todo (con tres triples), Wilkerson y Maranguello ganaron seguido en la pintura y Roumec aprovechó muy bien la titularidad. Luego de 7 minutos muy parejos, los bombazos de Burgos, el 5 de 7 en triples y la defensa hicieron la diferencia y el dueño de casa ganó 27-20, pese a los esfuerzos de Heinrich (9 en el parcial).

En el segundo parcial, el local siguió marcando el ritmo y con buenas apariciones de Roumec se escapó 33-25 a los 3 minutos, pero los bahienses respondieron con la buena entrada de Jano Martínez para volver a quedar a tiro. Sin embargo, los últimos tres minutos Auriazules fueron de alto nivel y mucho tuvo que ver la tarea colectiva y la aparición de Dupuy (9 puntos en el parcial). Con defensa, corriendo la cancha y la puntería exterior (triples de Burgos y Dupuy), los dirigidos por Kass sacaron la máxima de 13 (51-38) y cerraron la etapa ganando 52-40.

En el tercer cuarto, todo arrancó como terminó. Wilkerson metió un bombazo de tres y el local se escapó por 15 y esa diferencia se mantuvo por varios minutos. Dupuy siguió dañando desde el perímetro, Maranguello peleó todas las pelotas, Sanz sumó y Wilkerson defendió, goleó y hasta metió alguna asistencia de lujo. La gente no dejó de aplaudir y la diferencia no paró de ampliarse. La chicharra selló un claro 71-52 y todo pareció encaminarse para un sólido triunfo de Progre.

Pero Villa Mitre estuvo lejos de rendirse. La visita ajustó en defensa con Levy, Gutiérrez entró mucho en juego y comenzó a asistir y Harina aportó su buena mano desde afuera. Con los triples del reginense, los bahienses se metieron en partido y quedaron a diez (82-72) con 5 minutos por jugar.

Y la noche fue cambiando. Harina tuvo su mejor momento en el partido con una excelente racha goleadora y nuevo doble suyo dejaron al Tricolor en ganancia 83-82 con apenas tres minutos para el final. Progre sintió el impacto, pero reaccionó de gran manera en los 180 segundos finales. El local volvió a las fuentes, defendió y volvió a encontrar gol. Dos libres de Maranguello, un doble y falta de Roumec y un triplazo de Dupuy (casi sobre los 24 segundos de posesión), para un parcial 8-0 que valió pasar a ganar 90-83 encaminar un brillante triunfo.

Villa Mitre no dejó de intentarlo, pero el Auriazul lo terminó de resolver desde la línea. Luego fue tiempo de mirar lo sucedido en Lanús y el festejo fue completo. El primer objetivo se cumplió, pero ahora va por más y sabe que si tiene una buena noche, todo es posible.

Nota y fotos: Prensa Del Progreso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.