Villa Mitre se tomó revancha

El tricolor dominó de principio a fin, llegó a sacar 39 de ventaja y terminó 95 a 62.

La bronca contenida tras la derrota en el Dow Center, Villa Mitre la descargó en la cancha, contra Bahía Basket, al que aplastó, por 95 a 62, en juego correspondiente a la zona C de la Conferencia Sur.

   De esta manera, el tricolor afrontará su localía la próxima semana -cuando organice la sede- con el ánimo por las nubes, mientras que Bahía tendrá que endurecer la cabeza para no acostumbrarse a perder, tras cinco derrotas en fila.

   Ya desde el primer cuarto el tricolor mostró mucho más deseo de ganar que Bahía.

   Decidido para atacar el canasto, con José Gutiérrez generando juego, rompiendo y descargando, empezó derecho, sacándose la presión de encima.

   Tuvo movilidad colectiva y variedad de recursos: 10-0 en 1m45, anotando los cinco jugadores.

   La alta efectividad le dio tranquilidad al local, que tuvo paciencia para buscar la ventaja.

   Jugó suelto, confiado. Amigo se tuteó con el cesto (10 puntos, con 2-3 en triples), Bollo dominó en la pintura, Heinrich se adueñó de su tablero (5 rebotes) -amplio dominio tricolor en ese rubro- y Harina fue una amenaza constante.

Bahía, por el contrario, no encontró quién diera la cara. En el reparto defensivo Harina-Tolosa y Gutiérrez (en principio)-Paz ganaron los locales.

  La visita se pasó la pelota, pero no lastimó, porque hizo 2-13 en triples y careció de ese jugador que se saliera del molde para atacar más cerca del cesto.

   El 31-14 del primer cuarto reflejó la diferencia que existió.

   Sin la reacción de su rival, que se esperaba de forma casi natural, Villa Mitre mantuvo la claridad en el inicio del segundo cuarto.

   La defensa de Bahía no lo exigía y, en consecuencia, jugaba a lo que quería el equipo de Lichi De Tomasi.

   Con Bollo como faro y el resto abiertos, el tricolor se fue generando tiros claros, estableciendo la máxima de 38-16, en 3m40.

   Bahía, de a poco, sin demasiados recursos, empezó a meterla: dos triples de Tolosa y otros tantos de Novaes aliviaron a un equipo que no encontraba respuestas de juego ni anímicas.

   A esto se sumó que el tricolor dejó de pasarse la pelota, abusó del tiro apresurado y así la visita clavó un parcial de 12-2 a un minuto del final del primer tiempo, que finalizó 42-28.

   Otro era el panorama a esta altura. Había que ver cómo volvían de los vestuarios.

   Bahía salió algo más duro en defensa, impidiendo el tránsito libre de la Villa y los tiros que quería. Cuando pudo intentó y Tolosa recuperó la confianza (7 puntos). Así descontó a 12.

   Era el momento para que todo se emparejara un poco más. Pero el local lo impidió. La media cancha Gutiérrez (2-2 en triples)-Harina (2-3 en t3) dominó el juego ofensivo y Heinrich no falló desde la línea (4-4).

   El parcial de 22-5 y los 29 de luz que sacó Villa Mitre sintetizó el momento de uno y otro, cuando restaba un cuarto todavía.

   Y la tendencia se mantuvo. Villa Mitre y su gente empezaron a disfrutar de esta previa a lo que se vendrá la próxima semana.

   La Villa se floreó, sintió el juego, lo disfrutó, ante un rival que esta vez lo padeció. El último cuarto fue de lucimientos individuales, que le dieron color a un juego deslucido desde lo numérico, por la diferencia que manejó el local de principio a fin.

Fuente: La Nueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *