Poder de fuego, conectividad y determinación del Tricolor

Villa Mitre consiguió una importante victoria 91-85 ante Lanús, como visitante, con cinco hombres en doble dígito y 68% en dobles. Los bahienses siguen enchufados en el 2022 y escalan.

Lanús 85 – Villa Mitre 91

La dinámica brotó en el campo, el ritmo intenso y la efectividad construyeron una historia muy entretenida en el Antonio Rotili. Dos combinados que ejercieron sus recursos y apelaron a sus estilos para noche un de poder de fuego ofensivo, que culminó en manos de Villa Mitre, por un segundo tiempo de excelente producción en ataque (64% de cancha).

Los Guerreros se levantaron de un arranque muy adverso de 10-0 del anfitrión, no se desesperaron y rápidamente se plantaron en el parquet con sus armas, aunque explotaron en el tercer cuarto (25-16), con un concierto en la conducción de José Gutiérrez para abastecer a Bollo y Harina. El Granate recuperó los soldados ausentes los últimos dos juegos por coronavirus y exhibió sensaciones positivas, aunque no pudo frenar su envión negativo de siete derrotas al hilo.

El equipo de Bahía Blanca prolongó una activación de 2022 de excelso rendimiento y cosecha de resultados, dado que ganó su sexto cotejo de siete presentaciones, así escaló, momentáneamente, al segundo puesto con 28.5 puntos. Lanús quedó en el noveno peldaño con 23.5 unidades (3-7).

La historia comenzó con un concierto de efusividad del Grana, que disparó un 10-0, con 8 de Roberts, a los 2 minutos, para forzar el tiempo muerto de De Tomasi. Ryan (8) mantuvo la producción de ataque del local para mantener la renta, con el contragolpe como principal vía del equipo. Villa Mitre reaccionó al asedio y clausuró abajo 26-21.

En el segundo capítulo, el trámite adquirió mayor equilibrio. La segunda unidad de los Guerreros saltó con intensidad y con la guía de Jano Martínez para achicar cifras. Gago (7) ingresó con determinación en el anfitrión. Los bahienses revirtieron el tanteador 42-41, a falta de 1:40 minutos. En un juego de potente efectividad (51.5% de campo para Lanús y 55.2% de la visita), el local se retiró arriba 44-43.

Tras el descanso largo, la tónica se mantuvo con el ritmo dinámico y atractivo, para que Lanús conservara la ventaja 51-50, a los 3 minutos. Empero, Gutiérrez encendió la magia, aportó anotaciones (10) y sobre todo lectura de juego para abastecer en el pick and roll a Bollo (8), así como entraron los triples (3/4), para experimentar el mejor momento de la noche, por lo que cerró en ganancia 68-60, con la sensación de un control mayor de la escena.

El último episodio exhibió un inicio con superioridad de Villa Mitre, que se escapó 77-67, a los 5 minutos. Con aplomo, la conexión de años de los intérpretes, los Guerreros profundizaron el dominio 85-73, con 2:30 minutos en el reloj. Bruna (7) apareció para acortar cifras 85-78, pero rápidamente los bahienses recuperaron el terreno y transitaron con solvencia a la victoria 91-85.

Lanús 85: Bruna 11, Kelly 12, Roberts 8, Ryan 22, Chaine 8 (fi); Gago 8, Di Muccio 4, Roveres 8, Sacchi 0, Pablo 4. DT: Leonardo Costa.

Villa Mitre 91: Gutiérrez 14, Harina 24, Amigo 13, Bollo 10, Heinrich 17 (fi), Martínez 4, Pallotti 3, Alfonso 1, Alem 5, Gómez Lépez 0. DT: Lisandro De Tomasi.
Parciales: 26-21, 44-43, 60-66.
Árbitros: Sánchez, Anselmo y Benzer.
Estadio: Antonio Rotili.
Informe: Prensa Lanús.
Fotos: Julián Maciel (Prensa Lanús).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.