Ramiro Heinrich sigue en Villa Mitre

El ala pivote de Tornquist es uno de los jugadores que renovó su vínculo con el Tricolor pensando en la próxima temporada. Todo un referente en el club, por experiencia y los años en los que viene defendiendo los colores del equipo bahiense.

or Lucas Leiva

Villa Mitre de Bahía Blanca fue uno de los equipos que se movió rápido dentro del armado de su plantel pensando en la próxima temporada de la Liga Argentina de Básquet. Lo hizo apoyándose en el gran rendimiento que tuvo el equipo en la campaña más reciente, dándole prioridad a las posibles renovaciones, buscando mantener su columna vertebral, renovando a los pilares del equipo.

Estamos hablando de un proyecto en el Tricolor, nada es casual. Es que la mayoría de los jugadores vienen siendo parte de un proceso de varios años, experimentados, con un conocimiento total entre todos ellos, y eso permite que puedan explotar sus capacidades al máximo. Y uno de aquellos jugadores que ha sostenido el altísimo nivel basquetbolístico de Villa Mitre en estos últimos años es Ramiro Heinrich, de los primero que renovó su contrato con el club para el siguiente torneo.

Heinrich viene de promediar 10,4 puntos, 6,5 rebotes, 2,1 asistencias y 12,5 de valoración en 28,8 minutos por noche durante la pasada 2019/20. El ala pivote nacido en Tornquist hace 33 años (nació el 1° de septiembre de 1987) viene de firmar una importante tarea, compartiendo la dupla interna junto con otro de los íconos del club como Franco Pennacchiotti, jugador que emigró a Peñarol de Mar del Plata para la Liga Nacional.

“Haber renovado en Villa Mitre es algo muy bueno, es seguir extendiendo mi tiempo dentro del club que ya es mucho, van a ser seis años y han sido seis años muy buenos donde hemos logrado muchas cosas”, explica Heinrich, uno de los más veteranos y experimentados de la institución, recordando que desde el 2015 defiende los colores del club, tras su pasado en Bahiense del Norte.

Además de Heinrich, los otros estandartes que continuarán en el elenco bahiense son el capitán José Gutiérrez, Federico Harina y Franco Amigo; mientras que se producirá el retorno al club de Javier Bollo, como un reemplazo a la partida de Pennachiotti y proveniente de Neptunia. Estos cinco nombres son los que tiene en la lista al día de hoy el entrenador Lisandro De Tomasi, de a poco proyectando para la venidera liga.

“Hasta ahora somos cinco mayores. Está Javi Bollo que vuelve al club después de dos o tres temporadas en el Torneo Federal, más José Gutiérrez, Fede Harina y Franco Amigo, que también renovaron como yo. Por lo pronto tenemos eso, por ahora nada más, sé que han habido charlas con algunos otros jugadores pero no se avanzaron de momento. En parte también es por la incertidumbre de esto de no saber cuándo vamos a volver a jugar, y en definitiva de estar a la espera, tener un tiempo para ver qué es lo que sucede”, cuenta Ramiro.

La pasada temporada de Villa Mitre fue de lo más positiva. En lo que fue su debut dentro de la categoría, el equipo bahiense demostró una solidez y una madurez notoria, parte de ese circuito que mencionábamos previamente, de ese conocimiento de excelencia que sostienen entre los jugadores y la inteligencia a la hora de desplegar su juego.

Villa Mitre marchaba en el segundo puesto de la Conferencia Sur con un balance de 13 victorias en 21 presentaciones durante la segunda fase. La efectividad que había demostrado, consiguiendo incluso valiosísimas victorias en condición de visitante, lo habían posicionado en la parte alta de la tabla, y por eso se tejían grandes augurios de lo que podía llegar a dar el equipo en cuanto a rendimiento. Más allá de presentar muchos puntos a favor, Heinrich también era consciente de que el equipo tenía aspectos a mejorar, y así lo manifiesta.

“Deja muy conforme lo que se jugó en la última temporada en general, más allá de que lamentablemente no la pudimos terminar y hubiese sido interesante ver hasta dónde podíamos llegar en playoffs. Tuvimos resultados muy buenos, ganando muchos partidos, de visitante incluso que sabemos que es muy difícil de lograr. Creo que hasta pudimos plasmar mucho mejor nuestro juego de visitante en Liga Argentina que en lo que fue el Torneo Federal el año anterior, pero también es un poquito parte del hecho de que ya nos conocemos mucho y sabíamos a qué jugábamos, nos entendíamos muchos”.

“Si bien teníamos un montón de falencias que conocíamos, porque teníamos por ejemplo una rotación corta y nosotros ya no somos ningunos pibes (risas), creo que supimos jugar el torneo de buena manera, jugando sin extranjero que también es importante porque en cierta manera dábamos algo de ventaja. Por eso y más el saldo nos dejó muy conformes en general”.

Mientras aguarda lo que será la convocatoria a los entrenamientos, Ramiro explica que mucho no ha podido hacer mucho básquet debido a que en Bahía Blanca el aislamiento recién comienza a ceder y liberarse de a poco. La intención en primera instancia está puesta en regresar a las prácticas a principios de noviembre, aunque también se deberá tener en cuenta el contexto y cómo se va flexibilizando todo el aspecto sanitario de cara a las próximas semanas.

El interno bonaerense resalta que todavía no han podido a entrenar en el estadio de la institución ya que Villa Mitre se encuentra realizando reformas en el José Martínez, su cancha. Recordemos que la temporada pasada el club hizo de local primero en el Osvaldo Casanova y luego en el Polideportivo Municipal de Monte Hermoso, mientras reacondicionaba su estadio a las normativas que se exigen dentro de nuestra categoría.

“Entrenando de forma particular, con poco básquet en mi caso porque todavía no lo hemos podido hacer… acá en Bahía Blanca se está empezando a activar un poco más ahora. Por otra parte en Villa Mitre se están haciendo unas obras muy importantes dentro de la institución y también arrancaron con la cancha de básquet. La idea es que podamos jugar de local en la cancha del club, por eso están con esas obras y se entiende igual que eso llevará un tiempito más”.

“Estoy con muchas ganas de ponerme a entrenar y hacer trabajos más puntuales porque a esta altura ya se extraña mucho. Con esto de la pandemia hay que tratar de manejar la ansiedad y la incertidumbre, no sabemos muy bien lo que va a pasar. Nosotros en un principio habíamos pensado comenzar a entrenar en noviembre aunque por cómo viene la mano no lo sé muy bien”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *